martes, 12 de septiembre de 2017

El aumento salarial y su relación con el PIB, la inflación y la política monetaria.


La última gran novedad en el mundo laboral  es la propuesta hecha por el gobierno de subir los salarios en función del aumento del PIB.No se ha especificado si tendría que subir en la misma proporción que lo haga el PIB pero parece claro que debe haber una relación más estrecha entre evolución de salarios y el PIB.

La pregunta que hay que hacerse es si esta subida debe ser igual tanto para el sector público como privado y si debe ser igual en todos los sectores económicos y empresas.
En el fondo se trata de subir los salarios en función de la productividad y dejar de ligarlos a la inflación porque se piensa que ligar el salario a la inflación retroalimenta la propia inflación.

Y me pregunto yo:

¿Pero es que no estamos deseando que haya más inflación o esto es un cuento del BCE para justificar su política ultraexpansiva?

Lo que está muy claro es que tienen que subir los salarios tanto por que el PIB sube en torno al 3% y tenemos una inflación en torno al 1,5%.

Apliquemos un reduccionismo e imagínense una economía en la que solo se produce trigo(concretamente 100 kg en 2016 y 103kg en 2017 y una inflación del 1,5% con un precio del trigo de 0,2 €/kg en 2016 y 0,203€/k en 2017) los ingresos de esa economía serían de 100x0,2=20€ en 2016 y de 103x0,203=20,909€.

¿Cuánto habrán subido los ingresos en esta economía?
[(20,909-20)/20]x100=4,545%.

Si además hacemos el supuesto de que muchos costes(entre los que se encuentran los salariales han caído en este período)llegamos a una conclusión obvia:han aumentado los beneficios empresariales y han caído los salarios, razón última de que no repunte la inflación ni con una política ultraexpansiva del BCE.

Es evidente de que deben subir los salarios si no queremos entrar en una economía de subsistencia para muchos trabajadores, con lo que puede suponer para las actuales generaciones y futuras.

Si no se actúa inmediatamente mejorando la capacidad adquisitiva del trabajador medio y, sobre todo de los jóvenes, el ajuste de la economía será lenta y fundamentalmente vía demográfica ya que muy pocos jóvenes no podrán formar una familia.La reducción de la oferta de trabajadores será en base a menos nacimientos ,algo que ya ocurre con un cecimiento vegetativo negativo.

Señores políticos: igual que con la crisis financiera se apresuraron a hacer una reforma laboral para facilitar bajadas de salario y precariedad en el empleo, hoy día tienen que facilitar que los trabajadores puedan mejorar su capacidad adquisitiva.

Lo contrario puede ser acabar con la gallina de los huevos de oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario