domingo, 19 de febrero de 2017

¿Los robots tienen que cotizar a hacienda y seguridad social?


La pregunta parece un poco ocurrente pero hoy día hay quien se la ha planteado ante la evidencia de que cada vez se produce una mayor sustitución de trabajadores por robots.

En cuanto a la definición de robot yo voy a optar por usar una definición amplia: como toda aquella máquina creada para hacer los trabajos más penosos y que contribuye a aumentar la productividad de las empresas. Desde maquinaria agrícola o industrial hasta los propios programas informáticos para tomar decisiones en corto espacio de tiempo.

La verdad es que este proceso siempre ha existido de algún modo mediante la investigación, innovación y desarrollo. Simplemente podemos ver lo ocurrido en el campo de la agricultura en los últimos 50 años y no nos hemos escandalizado porque la maquinaria moderna haya reducido drásticamente los trabajadores que trabajan en este sector.

¿Se imaginan que un tractor pagara IRPF y seguridad social?

Mi opinión es muy clara con respecto a este tema: no hay que añadir impuestos a las nuevas tecnologías, sino simplemente dejarlas que se desarrollen libremente contribuyendo a generar más beneficios a las empresas. Pero por otro lado hay que ser muy serios a la hora de diseñar el impuesto de sociedades, de forma que las empresas paguen realmente según sus beneficios; esta es la forma en que tiene que contribuir la tecnología al incremento de ingresos públicos.

Por otro lado, hay que pensar que la tecnología no solo destruye un tipo de empleo sino que crea otros tipos de trabajos, en su mayoría más cualificados(pensemos en los empleos surgidos de la revolución informática). Este es el verdadero reto de las próximas generaciones: tendrán que estar mejor preparadas y continuamente adaptándose al cambio tecnológico.

Como consecuencia de los expuesto no es difícil deducir que en un corto espacio de tiempo las pensiones tendrán que pagarse en parte con impuestos y no simplemente con cotizaciones sociales.

Los robots no solo se crean para ganar dinero sino que en muchos casos se crearon para que las personas no realizaran los trabajos más penosos, por tanto no vayamos a lamentarnos por el desarrollo tecnológico.

Otra cuestión muy distinta es qué tipos de robots vamos a crear y hasta qué punto estarán supervisados por el hombre, ya que según mi entender no se deben crear robots a los que se les atribuya una autonomía propia de un ser humano.

Yo no creo en una inteligencia artificial equiparable a la de una persona, por muy avanzada que esté una determinada tecnología. Una cosa es la velocidad de cálculo y movimiento y otra tener las percepciones que puede tener una persona para tomar decisiones complejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario