jueves, 11 de febrero de 2016

Claves del endeudamiento.


Si a alguien le preguntan si es bueno o no el endeudamiento, seguro muchos la primera precisión que harían es que depende si es mucho o poco y para qué.

A la hora de analizar si a uno le interesa endeudarse, no solo se trata de determinar el importe máximo y para qué vamos a usar ese dinero.Hay que tener en cuenta otros factores que muchas veces se olvidan, entre los que destacan:

-La edad que uno tiene.

-Si se está soltero o casado y se piensa tener familia.

-Evaluar la salud que uno tiene, y lo que es más importante; si tenemos hábitos saludables que contribuirán a mantener una buena salud en el tiempo. O lo que es lo mismo, si podemos vaticinar que tendremos una longevidad laboral suficiente para no temer que no podamos pagar el préstamo pedido(esto es extremadamente importante en el caso de prestamos hipotecarios que suelen tener un vida de más de 25 años).

-Profesión,contrato y salario que uno tiene.

-Patrimonio preexistente del prestatario.

La primera consideración que tiene que hacer uno a la hora de plantearse endeudarse es si realmente es necesario ese préstamo.
Las típica razones para endeudarse es comprarse una casa para vivir, un coche para el trabajo y ocio o crear una empresa.

La siguiente cuestión que hay que resolver es si hay que esperar un tiempo para ahorrar para tener parte del importe de esa casa,coche o empresa.

Mi experiencia me dice que es muy deseable que antes de lanzarse a un préstamo ya hayamos hecho ejercicio de ahorro, ya que esto nos servirá para poder calcular cuánto podemos pagar cada mes para el futuro préstamo.Esto es evidente en el caso de un préstamo hipotecario.

En la época de la burbuja inmobiliaria era habitual pedir préstamo sin aportar nada para la adquisición de la casa creyendo que simplemente por estar casado será más fácil pagar la cuota mensual de préstamo; alguno incluso pedía para los muebles, ya que el banco incluso se lo ofrecía.
Se concedían préstamos por encima del 100% de tasación del inmueble

En el caso de la adquisición de un coche que es necesario para el trabajo puede ser más entendible que uno se meta en el préstamo con muy poco ahorro.Pero ¡ojo!, ya no es entendible que nuestro primer coche para el primer trabajo tenga que ser uno de alta gama.

En el caso de pedir crédito para crear una empresa, las valoraciones que hay que hacer son mucho más complejas, ya que pasan por analizar la viabilidad y rentabilidad esperada que puede tener el negocio:

1º-Tenemos que estudiar el bien o servicio que vamos a vender o prestar y compararlo con lo que hace la competencia, estando convencidos de que será aceptado en el mercado.

2º-Tendremos que fijar un precio inicial de salida de nuestro producto o servicio después de hacer un análisis de costes del mismo.No hace falta decir que ese precio que pensemos fijar tiene que ser competitivo.

3º-Estudiar cuál puede ser el volumen de ventas de nuestro bien o servicio durante los primero años.

4º-Una vez calculados los 3 primeros datos, podemos aventurarnos a calcular cuál puede ser la rentabilidad económica anual.No hay que olvidar los impuestos que deberíamos pagar.

Una vez que sabemos la rentabilidad económica de nuestro negocio, deberíamos calcular también cuáles son las necesidades económicas de nuestra familia y lo que quedaría para amortizar el préstamo y pagar intereses.Ya conocidos todos estos datos estaríamos en condiciones de ir al banco para determinar el importe a pedir y las condiciones de devolución en cuanto a plazo,intereses y comisiones.

A todo aquel que se decida a pedir un préstamo le aconsejaría que no sea muy optimista y tratara de pedir el importe mínimo posible aunque el tipo de interés sea muy bajo hoy, ya que un mal cálculo nos puede dejar marcados de por vida.

Junto a estos 3 tipos de préstamos básicos podemos añadir otros no menos peligrosos:

-Para cursar estudios.
-Para viajar.
-Para darse un capricho(préstamo rápido de pequeño importe pero de un altísimo interés)
-Para inversión especulativa.
-Para construir infraestructuras u otras políticas del Estado.

Para terminar el artículo voy a hacer referencia solo a los dos últimos, ya que son de máxima actualidad hoy día en que los mercados de capitales están muy revueltos y el Estado no consigue reducir deuda pública.

En el caso de pedir prestado para invertir en bolsa solo decir que esto solo es adecuado para verdaderos especialistas del mercado, e incluso así es algo de muy alto riesgo y más hoy día que la bolsa muestra una volatilidad récord.

Por último he dejado el tema del endeudamiento público ya que es un verdadero problema que tiene la sociedad actual en todo el mundo.

La realidad vivida en España demuestra que la decisión de los políticos de aumentar la deuda pública es aún menos racional que la decisión de endeudarse de las familias y personas físicas.

La gran pregunta que hay que hacerse es cómo llegan nuestros políticos a decidir que hay que construir una gran infraestructura(por ejemplo el AVE, un aeropuerto,una autopista,etc).

Hay múltiples ejemplos que demuestran que se hacen obras públicas que realmente no son demandadas por la sociedad y que no se pueden mantener en el tiempo, hecho que nos hace pensar que el fin no es el bien común sino que responde a intereses políticos de partidos.

Si tenemos en cuenta que muchas de las comisiones ilegales que obtienen los partidos provienen de las grandes obras, ya podemos imaginar cuáles son los verdaderos motivos para promover estos proyectos: no es el bien común sino la financiación de partidos.

El abuso de la política monetaria expansiva de los principales bancos centrales del mundo ha llegado a provocar la situación absurda de que le banca se llegue a prestar a tipos negativos, e incluso algunos empiezan a plantear la posibilidad de que esta situación se empiece a generalizar y que el prestamista pague intereses y el prestatario los cobre.
Yo particularmente creo que esto solo podría ser posible si se eliminase el dinero físico y los bancos centrales siguiesen  con la excesiva política monetaria expansiva. Incluso en este caso imagino que ciertos metales como el oro o platino volverían a hacer el papel de dinero físico, ya que si no estaríamos indefensos ante los bancos.

No contemplo un mundo económico sin el dinero físico, ya que atentaría contra la libertad y privacidad de los agentes económicos y provocaría múltiples conflictos.

Pueden ver otro artículo mío sobre el tema en el siguiente enlace:
¿Puede eliminarse el dinero físico?

Como conclusión del artículo diría que es precisamente el exceso de endeudamiento el gran problema que existe hoy día en el mundo y el causante de que no se produzca un crecimiento moderado y sostenido en el tiempo. De ahí que hoy día se pueda afirmar que tenemos una crisis financiera mundial provocada por los interese políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario