sábado, 31 de octubre de 2015

La inflación no es termómetro de la economía:sin inflación la deuda da dolor.



El tema de la inflación hoy día se está convirtiendo en tema de debate por economistas y políticos entre otras razones porque se le está dando una importancia que no tiene, más cuando se relega a otros indicadores como la renta percápita, desempleo,etc. que son realmente los importantes;por algo se les considera variables reales frente a la inflación que es una variable nominal o monetaria.

Es más, se está llegando a pensar que cuando tengamos un inflación del 2% tendremos una economía pujante, estabilizada y con un gran bienestar social.
Cuando el problema real  es la deuda es lógico que se hagan este tipo de afirmaciones, ya que como indico en el título; la deuda sin inflación da dolor.

¿De dónde sale que la inflación adecuada debe ser del 2%?

¿Es la inflación que da matemáticamente el pleno empleo?

Si fuera así podría ser un argumento de peso, pero todos sabemos que no es cierto.

¿No sería más lógico pensar que lo adecuado es que no existiera inflación ni deflación; o lo que es lo mismo, que la  inflación fuese cero?

Por un momento pensemos que el banco central no interviniese la economía durante un buen tiempo.

¿Habría deflación o inflación?

En una economía medianamente competitiva y donde se incentive la I+D+i(y en general la educación) lo normal es que se produzca cada vez más, con más calidad y en muchos casos a precios menores.
Sí,lo normal sería deflación, y eso no supondría necesariamente que hubiera más paro, menor renta percápita y en general un menor bienestar de la población.

Buscar hoy día inflación con salarios estancados o a la baja sería  pretender un consumo mayor con salarios reales menores;vamos como comer y sorber.

El verdadero problema económico hoy es la distribución de de la renta.

Con esto no quiero decir que haya que quitar a los ricos para dar a los pobres sin más, sino que es necesario tomar medidas para que todo aquel que esté dispuesto a esforzarse física e intelectualmente tenga oportunidades para poder mejorar su posición económica.

¿Cómo se consigue esto?¿Cuál es el ascensor básico para que el que  menos tiene pueda acceder a una posición económica mejor?

Básicamente la educación.

Un gobierno que contribuye a precarizar el mercado laboral y a su vez encarece el acceso a los estudios subiendo matrículas o exigiendo masters privados carísimos para finalizar estudios, está perpetuando la desigualdad y provocando conflictos sociales a medio plazo.

Conclusión: el objetivo no es la inflación sino el bienestar de la población fruto de un empleo digno que permita una mayor consumo y de más calidad.
Espero que este mensaje llegue a algún dirigente político, y sobre todo al BCE, que parece muy preocupado por conseguir inflación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario