jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Por qué Volkswagen manipuló con un software los datos de contaminación?


Poner un software especial a un coche para que registre menos contaminación de la real y sin que se entere el propio comprador nos lleva a preguntarnos el fin de esta medida.

¿Qué ganó Volkswagen por cada coche al que puso este software?

Porque digo yo que algún tipo de ganancia tendría la marca en su momento, aunque para ser sincero lo desconozco.

Lo único que se me ocurre es que probablemente eran coches con una mayor potencia.

Lo cierto es que hoy día todos los coches tienen una potencia lo suficientemente alta como para alcanzar los límites de velocidad de cualquier vía en muy pocos segundos.
Si la razón de poner este software no es para conseguir más potencia, creo que es un misterio saber por qué se puso.

La artimaña sólo tiene una lógica: el ahorro de costes. En lugar de tener que retocar el motor para que cumpla con las emisiones, se instalaba ese programa espía a coste cero o mínimo. Por ejemplo, se estima que conseguir que un automóvil diésel cumpla con la nueva norma Euro 6 oscila entre 500 y 600 euros. Hace meses, Winterkorn(el presidente de la compañía) ya dijo atrás que la reducción de cada gramo de CO2 le costaba a la industria inversiones de 100 millones de euros.Lo curioso es que Volkswagen había hecho una apuesta muy seria por sus coches diésel en EEUU y fue el primer fabricante empeñado en satisfacer la normativa sobre emisiones que había entrado en vigor en 2009. En la actualidad, apenas el 1% de los coches nuevos que se matriculan en el país llevan esta tecnología, y la mayoría los despacha la marca alemana. En agosto, una de cada cuatro matriculaciones que hizo fueron de automóviles diésel.

Se ha reconocido que en todo el mundo puede haber al menos 11 millones de coches con este dispositivo, lo que supondría un ahorro de costes de 11.000.000x600=6.600.000.000euros, cifra que viene casi a coincidir con la provisión que ha hecho Volkswagen por las posibles pérdidas que les puede traer este tema.

¿A qué se arriesga Volkswagen y qué ha perdido ya?

El efecto inmediato es la pérdida del enorme prestigio de su imagen y que el grupo alemán ha perdido casi 26.000 millones de euros en Bolsa (más de un tercio de su capitalización) en sólo dos jornadas.

La multa que se especula podría alcanzar los 37.500 dólares por vehículo manipulado. Eso supondría unos 18.000 millones de dólares (o 16.000 millones de euros), bastante más de lo que el consorcio alemán ganó en 2014, cuando alcanzó unos beneficios históricos de algo más de 11.000 millones. No obstante, no parece que llegue a ese extremo visto lo que ha ocurrido con casos anteriores, como los de Toyota o GM, que se cerraron con multas en el entorno de los 1.000 millones de dólares. Aunque hay una diferencia importante. A estas dos últimas compañías se las pudo acusar de ocultar los fallos, o de no haberlos resuelto con la celeridad necesaria. Pero la actuación de VW ha sido fraudulenta desde el inicio. Quiso engañar y así lo ha admitido con rapidez, en un intento claro de reducir el castigo.

Aunque a Volkswagen le impusieran una multa de solo 1000 millones de dólares y se haya ahorrado más de 6000 millones de euros, al ser descubierto tendrá que modificar  todos los coches manipulados y esto supondrá un coste importante.

La pregunta que nos hacemos todos y que se deben hacer los directivos de la marca es muy simple:

¿Merece la pena correr este riesgo para dar unos beneficios ficticios  en unos años a costa de correr el riesgo de que la imagen de marca pase del cielo al infierno?

Yo creo que ni los propios directivos de la marca sabían realmente las posibles consecuencias de poner estos dispositivos, dispositivos que son visibles y que tarde o temprano se detectarían.

Este es otro ejemplo  más de vivir el presente a costa de arriesgar el futuro; como pueden ver esto se da también en el mundo de la empresa y no solo en la política.

Vivimos en un mundo donde hay una crisis de valores evidente, estando acostumbrados a ver cómo se cambia dinero hoy  por una mala salud futura de todos.

2 comentarios:

  1. El prestigio no se compra ni se vende, se gana........ Volkswagen no ha perdido dinero, ha perdido el valuarte más importante para toda empresa, la confianza del cliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se gastan las grandes marcas precisamente en mejorar su imagen de marca para tirarla por el suelo por muy poco dinero, ya que realmente la probabilidad de ser descubierto era altísima ,por no decir del 100%.No termino de entender estas acciones, salvo que los directivos no tengan la cabeza en su sitio.El daño que han hecho es irreparable ya que la desconfianza ahora será altísima y no solo para VW sino para otras marcas.¡Inexplicable!

      Eliminar