lunes, 3 de agosto de 2015

¿Hasta qué punto hay que intervenir los mercados?


Si analizamos la economía internacional de los últimos años, y la española y europea en particular, podemos observar que se han hecho intervenciones en todo tipo de  mercados por parte del Estado, de ciertas organizaciones o instituciones, e incluso por empresas.

Podríamos poner infinidad de ejemplos, pero voy a tratar solo los más relevantes o de actualidad:


*Tipos de interés: de siempre ha sido el mercado de capitales el más intervenido por parte de los Estados o instituciones supranacionales, como es el caso de la UE.
La intervención o manipulación de tipos no solo se ha producido por parte de los bancos centrales sino que incluso la banca lo ha hecho, por lo cual ha sido multada en algunas ocasiones; por manipular tipos de interés como el euribor, el libor, etc.

La intervención de los bancos centrales se  ha producido con dos objetivos fundamentales(uno confesado y otro no tanto):

1º-Favorecer la actividad económica: objetivo que no está claro que se consiga a largo plazo.

2ª-Favorecer la financiación a bajo coste de los Estados: este es el verdadero objetivo hoy día de la política excesivamente expansiva de muchos bancos centrales del mundo.

Los políticos pueden conseguir los recursos de dos formas fundamentalmente para alcanzar sus objetivos:

a)Mediante impuestos: cosa que no está muy bien vista por el electorado.

b)Mediante la Política Monetaria expansiva: favoreciendo una reducción del coste de la deuda pública y  la emisión de más deuda. Esta forma no es tan perceptible por el elector, pero a largo plazo supone más impuestos a las generaciones futuras o una mayor inflación.

La pregunta que me hago yo es si la decisión de endeudamiento y emisión de dinero no debería estar regulado de algún modo y no al libre albedrío del político de turno.

*Tipos de cambio: si bien esta práctica está hoy día menos extendida entre los distintos Estados del mundo, en el pasado era frecuente tratar de mantener el tipo de cambio dentro de unos márgenes.Hoy día es muy poco frecuente ver a ningún Estado hacer una intervención fuerte para mantener un tipo de cambio concreto.

*Mercado inmobiliario: la burbuja inmobiliaria desencadenó un exceso del nº de inmuebles construidos y un precio hinchado que habría caído bruscamente si no se hubiese creado el banco malo o sareb.

¿A quién no le interesaba una caída brusca del precio de los inmuebles?


*Mercado eléctrico: este es otro de los mercados intervenidos por el Estado y que curiosamente cuando más intervenido está  para "proteger" al cliente más caro sirve la electricidad.
Es precisamente uno de lo sectores económicos que más influyen en le competitividad de las empresas y que tecnológicamente ha avanzado mucho gracias a las nuevas técnicas de energías renovables, pero este hecho no se refleja en un menor coste de la electricidad para el consumidor;paradojas de la economía, o mejor dicho de la política.

*Petróleo: este es un caso muy especial a nivel mundial ya que la OPEP es una organización para controlar  la producción mundial de petróleo, y de esta forma influir en el precio del combustible. Dentro de un país o incluso de la UE creo que no sería posible este tipo de asociaciones, ya que teóricamente se defiende una economía competitiva.

*Renta variable: el caso más extraordinario de intervención en renta variable lo está protagonizando China con la intervención en la bolsa de Shangái para evitar la caída de las cotizaciones.Sin entrar en detalles no entiendo qué tipo de intervención se puede hacer en la bolsa sin discriminar a unos títulos en favor de otros o tratando de evitar u obligar a que no se vendan acciones.

Pero lo más curiosos es que la bolsa China viene de una revalorización anual del 150%, revalorización que es abultadísima aunque su economía estuviera creciendo por encima del 7% el último año. Lo normal,como ha ocurrido en Europa o EEUU, es una corrección incluso mayor.
Tal vez esto pueda ser entendido en un país que viene del comunismo y da señales de no haber salido del mismo.
Ni me imagino una medida de este tipo en un país europeo, ni creo que tenga el efecto perseguido en China.

Para terminar solo explicar lo que se puede considerar un mercado competitivo o que se aproxima mucho.
Las condiciones básicas para que un mercado sea considerado más o menos competitivo pueden ser estas:

1ª-El bien o servicio que se comercialice debe ser lo más homogéneo posible, para que sea posible de este modo hacer una comparación solo por precio, y por tanto objetiva.

2º-Debe existir un número grande tanto de demandantes como de oferentes: esta es una condición muy difícil de cumplir, ya que se suele concentrar la producción.

3º-Debe fluir la información de las características y precios los bienes y servicios que se oferta. Hoy día gracias a las tecnologías de la información se ha mejorado en este aspecto.

4º-Que exista libertad de entrada y salida de empresas en la producción de bienes y servicios: este es otro obstáculo que hace que muchos sectores tiendan al oligopolio, o incluso al monopolio.Unas veces las barreras de entrada son financieras,tecnológicas,incluso legislativas o impuestas por la competencia existente.


Lo curioso del tema es que son los mismos políticos los que favorecen que muchos mercados no sean competitivos, a pesar de presumir de que buscan una economía competitiva. Pero una economía competitiva basada en la competitividad de los trabajadores, reduciendo salarios y endureciendo las condiciones laborales de los trabajadores.

¿Qué entienden nuestros políticos por economía competitiva?

No hay comentarios:

Publicar un comentario