sábado, 22 de agosto de 2015

China y el triángulo de la economía: el tipo de cambio, los precios y los tipos de interés.


Estas tres variables son el dolor de cabeza de muchos de los dirigentes políticos que quieren controlar la economía a su antojo, pensando de algún modo que pueden controlar a los tres sin que se desboque ninguno.

¿Es posible controlar a los tres a nuestro antojo?

Según mi entender ni siquiera en una economía intervenida es posible dominar por completo a los tres, e incluso muchas veces es muy complicado controlar a uno solo.

¿Qué variable es más controlable por el gobierno o el banco central correspondiente?

-Teóricamente debería ser el tipo de interés, pero el tipo de interés al que presta el banco central a la banca ya que esta cuando a su vez presta atiende a la demanda de crédito y trata de sacar el mayor partido de ese préstamo barato.

¿Se imaginan que el banco central exigiera a la banca que prestara a un tipo determinado?

El problema que existe es que cada deudor es un mundo desde el punto de vista del riesgo y además hay que tener muy en cuenta a qué se dedica el crédito concedido;ya que no es lo mismo un crédito al consumo, hipotecario o a una empresa par invertir en I+D+i o maquinaria.

Ya podemos ver que para el caso del tipo de interés, a pesar de que parece ser el más controlable, en la práctica no lo es así .

-Sigamos por el tipo de cambio y observemos lo que está ocurriendo con China que ha devaluado su moneda en varias ocasiones.

¿Realmente China ha devaluado su moneda o lo que ha hecho en realidad es no intervenir para que siga siendo fuerte artificialmente?

Recordemos que China sufre en el último año una caída de su producción y exportaciones que lógicamente se deberá a que ha perdido competitividad en relación a otros países competidores.

Si China no interviniera el yuan lo lógico sería una menor demanda de su moneda, y por tanto una caída del valor de yuan con respecto a las moneda de los países competidores(por ejemplo EEUU) que le están ganando la partida en este momento.

¿No será que China está empezando de algún modo a liberalizar su economía frente al exterior, y más a hora que pretende entrar en la cesta de monedas que formen parte de los derechos especiales de giro?

¿Tendrá que dejar China de tener unos tipos de cambio flotantes alrededor de unos valores determinados?

La actuación de China en las últimas semanas tratando de evitar una corrección de los valores de la bolsa es tan absurda hoy día como tratar de controlar los tipos de cambio; y más cuando ya es conocido por todos los agentes económicos que China ha reducido su producción y exportaciones.

¿Estamos entrando en la creencia de que la máquina de hacer dinero vale para todo?

-Terminemos por analizar los precios y veamos hasta qué punto son manipulables por las autoridades monetarias o por los políticos.

En Europa, y concretamente en España, se ha tratado de ser más competitivo básicamente aprobando una reforma laboral que ha facilitado la caída de salarios. Ni que decir que en China aún las condiciones laborales de los trabajadores son aún más severas, a lo que se une una legislación ambiental permisiva con la contaminación del aire y las aguas, lo que le lleva a un dumping ecológico y social inaceptable por el resto del mundo.Se trata de una forma de ser competitivo como si todo valiera para ese objetivo.
Es como cuando compite un atleta respetando  la ley antidoping y otro que no lo hace y burla los controles.

¿No es hora de que las instituciones internacionales empiecen a exigir a China que jueguen en el comercio mundial con unas leyes al menos parecidas?

Cuando un país es muy competitivo es lógico que consiga bajar sus precios, que se aprecie su moneda y que pueda pagar unos tipos de interés mayores.

Que China devalúe su moneda en un momento en que su comercio exterior flojea no es ni más ni menos que dejar que la moneda fluctúe de acuerdo a la lógica del mercado.

Moraleja: buscar competitividad relajando la legislación laboral o ambiental no hace más que llevar a la población a unas peores condiciones de vida por mucho trabajo que haya, y a largo plazo se produce una estrangulación de la economía, ya que la mayoría de los consumidores deben ser los trabajadores.

¿O solo van a consumir los ricos?


2 comentarios:

  1. ¿Será que los chinos son capaces de cualquier cosa para entrar en el selecto grupo de divisas a costa de llevar su país a un caos?

    ResponderEliminar
  2. Los chinos tarde o temprano tendrán que liberalizar sus mercados y empezar a cumplir un mínimo de normas laborales y medioambientales, ya que no solo ponen en peligro a la población de su país sino el medio ambiente del planeta, y esto es algo que le debe exigir alguna institución internacional ya.Todo tiene su límite.

    ResponderEliminar