jueves, 27 de agosto de 2015

¿Bendita inflación?


El tema de la inflación está más de moda que nunca ya que hoy día parece que se desea por las autoridades monetarias y políticos. ¿Qué raro no?
De siempre yo recuerdo que la inflación era algo no deseado y a controlar más que a incentivar, qué ha pasado en la economía mundial para desearla los políticos e incluso el gobernador del BCE.

Las preguntas que nos tenemos que hacer son básicamente dos:

¿Qué provoca inflación?

¿Por qué no hay inflación hoy día a pesar de las políticas monetarias expansivas en EEUU, Japón, China o Europa?

Las fuentes de la inflación son básicamente tres:

1ª-La política monetaria expansiva:emisión de dinero y bajada de tipos de interés por parte de los bancos centrales.

2ª-La reducción de la competitividad de los sectores económicos de la economía: una economía donde se liberalicen sectores y se incentive la competitividad contribuye a una reducción de precios.Una reducción de salarios y empeoramiento de las condiciones laborales hace que se consuma menos y bajen los precios.La inflación surge cuando hay un exceso de demanda sobre la oferta presente, para lo cual es necesario una fuerza obrera bien pagada o mercados no competitivos.

3ª-Una mejor redistribución de la renta entre todas las personas:una economía que favorezca que las personas que menos ganan puedan aumentar su renta es fundamental para un aumento del consumo y de los precios.

4ª-Un estancamiento en el proceso de  investigación, desarrollo e innovación contribuye a que aumenten los precios.

¿Qué es lo que ocurre hoy día para que no haya inflación a pesar de los excesos generalizados de la política monetaria?

Según  mi entender hay dos hechos muy claros:

A)Aumento de la competitividad basada en empeoramiento de las condiciones laborales de los obreros.

B)Como consecuencia de lo anterior, se ha agudizado la desigualdad social, creando una mayoría de la población que dispone de menos renta disponible, y que por tanto puede consumir menos.

Y por último la pregunta a contestar sería esta:

¿Dónde ha ido a parar todo ese dinero inyectado por los bancos centrales?

Ha ido a parar a la deuda pública de los Estados y a la renta variable, lo cual ha permitido financiar a los Estados a costes muy baratos, a pesar de un  endeudamiento creciente, y que se revalorice la bolsa por encima del aumento real de valor de la empresas.

Resumiendo, se está contribuyendo a una burbuja de deuda pública y renta variable.El caso de China es ilustrativo ya que se revalorizó un 150% en un año y hoy día está sufriendo el pinchazo lógico, que ha coincidido con una bajada de la actividad económica del país.

¿Por qué los políticos quieren que haya inflación?

La inflación perjudica al acreedor y beneficia al deudor.

Si partimos del hecho de que la mayoría de los Estados han aumentado en los últimos años su deuda de forma exponencial, imagínense si consiguen inflación y además unos tipos de interés casi negativos.
Si nuestro presidente de gobierno presume de algunas de las emisiones de letras a tipos negativos, imagínese si además tuviéramos inflación. Tendría los argumentos necesarios para justificar un endeudamiento público aún mayor.

¿Qué sería de los políticos sin dinero disponible para sus políticas partidistas?

¿Se imaginan al gobierno actual teniendo que atenerse, como lo hacemos cada uno de nosotros, a las condiciones que pone la banca cuando uno solicita crédito?

¿A que no se le ocurriría a ninguno de ustedes no pagar lo debido y pedir más con la esperanza de que a uno le salga el crédito más barato?Y esto sin ofrecer ningún tipo de garantía adicional.

Evidentemente la economía de los Estados se parece muy poco a la economía de una familia o incluso de una empresa; sobre todo en el tema financiero, ya que no tenemos de nuestra parte al que hace el dinero.  

¿Para quién sería buena la inflación hoy día?

No hay comentarios:

Publicar un comentario