sábado, 14 de febrero de 2015

Eficiencia,competitividad,responsabilidad,valía,ética:principios económicos y políticos de un buen gobierno.


Se nos presenta un año 2015 lleno de citas electorales y la difícil papeleta para los electores, yo diría que este año más que nunca, de elegir a nuestros representantes.

Algunos de ustedes se preguntarán qué criterios debemos usar para elegir a un partido u otro, y otros simplemente votarán al partido de siempre sin hacerse una serie de preguntas.

El primer consejo que daría sería no fijarse simplemente en lo que se  promete en el programa político sino fijarse en los hechos reales. Este primer criterio serviría para evaluar partidos que llevan ya tiempo en el panorama político;se trataría de confrontar sus programas electorales pasados y la aplicación real cuando han llegado al gobierno:sería válido para evaluar al PP, PSOE y demás partidos que han tenido poder en el pasado.


Desde el punto de vista político a todo candidato se le deben exigir al menos tres condiciones:

1º-Valía profesional: aunque es cierto que cualquier mayor de edad se puede presentar a presidente de gobierno, es lógico que alguien que pretende defender el interés de todos nosotros tiene que ser una persona bien preparada.

2º-Comportamiento ético: todo político debe ser un servidor del interés público. En el momento que un político antepone sus intereses personales o de partido a los de la población, estamos ante un mal candidato para gobernarnos.

3º-Responsabilidad de los actos:el político que pretende gobernar sin ser responsable de sus decisiones, o sabe que no se va a ver afectados por sus malas decisiones tenderá a tomar decisiones sin la debida reflexión y evaluación de todas las posibles consecuencias.


Desde el punto de vista económico son dos al menos las condiciones que yo exigiría:

A)-Buscar la eficiencia del gasto público: el sector público, al igual que el privado, debe buscar una mejora continua en todos los procesos, con el fin de que la relación eficacia/coste sea máxima.

Los partidos que usan su poder para ampliar el mismo gracias al uso de una red clientelar basada básicamente en contratar a amigos o en conceder contratos a amigos o a afines políticos, está poniendo las bases de la corrupción y está justificando de algún modo que la población se vea incitada al fraude fiscal.
La principal razón para que exista un fraude fiscal alto es la evidencia de que nuestros políticos no administran bien los impuestos.

B)-Buscar una economía competitiva en el sentido amplio:

No se trata de que compitan solo los trabajadores, buscando una flexibilidad total en sus condiciones de trabajo, sino que los propios mercados tiendan a ser competitivos.

De nada ha servido que se privatizaran empresas eléctricas o energéticas si después no se ha facilitado la competitividad en el sector.Tenemos el caso de la electricidad que clama al cielo; hasta el punto que tenemos un coste de la electricidad de las más caras de Europa, hecho que a su vez influye negativamente para que tengamos una economía más competitiva.

El coste de la electricidad es hoy día uno de los factores más importantes que hace que nuestro país no sea todo lo competitivo que podría ser.
¿Qué  gobierno será capaz de resolver este problema?¿O será la propia innovación tecnológica la que acabará con esta situación incomprensible?

Para terminar solo decir que en el panorama político actual tenemos dos casos: partidos de toda la vida y nuevos partidos.

Si para evaluar a los primeros he propuesto estos cinco principios, me preguntarán ustedes cómo evaluamos a los partidos emergentes cuando de ellos tan solo conocemos sus ideas o palabras.

A parte de analizar sus programas, solo nos queda ver el comportamiento ético de su líderes políticos y analizar su valía profesional.

Espero haber dado un poco de luz para que todos los electores tomemos nuestra decisión de forma lo mejor fundada posible y no nos tengamos que arrepentir de nuestra elección electoral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario