jueves, 19 de febrero de 2015

Grecia y la Austeridad. ¿Virtud o defecto?



AUSTERIDAD. 

¿Virtud o defecto?

Después de oír hablar en innumerables ocasiones de este término más bien económico que político, uno llega a hacerse la pregunta que planteo al inicio de este artículo.

Si tuviera que hacer caso a los partidos que están en el poder, podría pensar que la austeridad es algo positivo para la marcha de un país. Sin embargo, si escuchamos a los partidos que quieren alcanzar el poder, no solo hablan de la austeridad como algo negativo para la economía sino que  han creado un nuevo vocablo:el austericidio.


Tratando de desentrañar el significado de austeridad he encontrado una serie de sinónimos:

Sobrio, grave, serio, parco, frugal, moderado, templado, temperado, prudente, reflexivo, reposado, mesurado, económico, ahorrativo, riguroso, severo, duro, rígido, inflexible, inexorable, puritano, continente, abstinente, penitente, retirado, asceta, místico.

La conclusión que saco es que el que es austero renuncia hoy a algo para mejorar su posición económica en un futuro más o menos próximo:cualquiera que ha empezado de cero en cualquier ámbito de la vida sabe que en los inicios hay que hacer sacrificios. El término de austeridad yo lo relaciono con sacrificio.

Otra cuestión es que en economía una actitud muy conservadora de los agentes económicos, muchas veces fundada en una marcha de la propia economía, a su vez retroalimenta una economía más paralizada y creadora de menos empleo.Este efecto se produce tanto para mal(cuando se inicia una crisis económica) como para bien(cuando se inicia la recuperación económica).

La cuestión es tener el equilibrio suficiente para saber vivir el presente sin descuidar el futuro: esta es el cuestión que tenemos que resolver todas las personas, ya que al ser seres con una vida finita pero indeterminada podemos pecar por vivir un presente desenfrenado sin ser previsores sobre las posibles carencias y necesidades que tendremos en el futuro.

 ¿De dónde surge la idea de que es mala la austeridad?E incluso se llega a afirmar que lleva a la muerte de la economía; de aquí surge el término de austericidio.
Evidentemente surge del concepto keynesiano de que el gasto público contribuye a animar la economía.Otra cuestión es pensar que cualquier tipo de gasto público es bueno para tener una economía pujante, competitiva y generadora de empleo estable.

Si un gobierno piensa que no tienen consecuencias negativas para su partido el endeudarse continuamente, tenderá a pedir prestado para poder mantener de cara al elector la imagen de que el Estado que va bien.Otra cuestión es pensar que esto es sostenible indefinidamente en el tiempo.

Tenemos el caso de Grecia cuyo actual gobierno declara estar en contra de la austeridad. El problema es lo que debe actualmente y lo que ya ha dejado de pagar.Pensar que Grecia puede seguir pidiendo prestado y sin condiciones es querer saltarse el más mínimo principio de responsabilidad.
La pretensión de canjear la deuda actual por bonos perpetuos ligados al crecimiento, da muestras de querer trasladar la responsabilidad del buen gobierno del país al propio acreedor.¿Quién puede comprar bonos perpetuos de Grecia condicionados a que crezca su economía cuando el acreedor no puede poner ninguna condición en la administración del país?

¿Se imaginan ustedes como personas físicas o familia ir a su banco donde tienen una deuda abultada y donde han dejado de pagar deudas pasadas, solicitando que le cambien la deuda actual por otra perpetua y ligada a que tengan más rentas?

Sinceramente la posición del actual gobierno griego es simplemente ocurrente,pero que huye del más simple principio de responsabilidad , principio que es básico tanto a nivel personal como de Estados.

El gobierno actual de Grecia tiene muy difícil contentar a acreedores y electores cuando sabe que no tiene claro que es capaz de poner en orden las cuentas públicas de su país.

Aumentar la eficiencia del gasto público, atajar la corrupción, reducir el fraude fiscal y relanzar la actividad económica son las bases para que los acreedores puedan seguir financiando a Grecia.Otra cuestión es poder conseguir todos esos objetivos en breve.

Una lección que deben aprender los actuales partidos nuevos surgidos del descontento y que pretenden alcanzar el poder es que una cosa es señalar defectos y otra dar solución a los mismos contentando a acreedores y electores.

En los detalles es en donde está realmente la verdadera política, y éstos solo los veremos cuando se gobierne. Mientras tanto, como electores, solo nos queda que evaluar a las distintas formaciones políticas tratando de adivinar cuáles serán las medidas especificas que tomarán cuando alcancen el gobierno.

sábado, 14 de febrero de 2015

Eficiencia,competitividad,responsabilidad,valía,ética:principios económicos y políticos de un buen gobierno.


Se nos presenta un año 2015 lleno de citas electorales y la difícil papeleta para los electores, yo diría que este año más que nunca, de elegir a nuestros representantes.

Algunos de ustedes se preguntarán qué criterios debemos usar para elegir a un partido u otro, y otros simplemente votarán al partido de siempre sin hacerse una serie de preguntas.

El primer consejo que daría sería no fijarse simplemente en lo que se  promete en el programa político sino fijarse en los hechos reales. Este primer criterio serviría para evaluar partidos que llevan ya tiempo en el panorama político;se trataría de confrontar sus programas electorales pasados y la aplicación real cuando han llegado al gobierno:sería válido para evaluar al PP, PSOE y demás partidos que han tenido poder en el pasado.


Desde el punto de vista político a todo candidato se le deben exigir al menos tres condiciones:

1º-Valía profesional: aunque es cierto que cualquier mayor de edad se puede presentar a presidente de gobierno, es lógico que alguien que pretende defender el interés de todos nosotros tiene que ser una persona bien preparada.

2º-Comportamiento ético: todo político debe ser un servidor del interés público. En el momento que un político antepone sus intereses personales o de partido a los de la población, estamos ante un mal candidato para gobernarnos.

3º-Responsabilidad de los actos:el político que pretende gobernar sin ser responsable de sus decisiones, o sabe que no se va a ver afectados por sus malas decisiones tenderá a tomar decisiones sin la debida reflexión y evaluación de todas las posibles consecuencias.


Desde el punto de vista económico son dos al menos las condiciones que yo exigiría:

A)-Buscar la eficiencia del gasto público: el sector público, al igual que el privado, debe buscar una mejora continua en todos los procesos, con el fin de que la relación eficacia/coste sea máxima.

Los partidos que usan su poder para ampliar el mismo gracias al uso de una red clientelar basada básicamente en contratar a amigos o en conceder contratos a amigos o a afines políticos, está poniendo las bases de la corrupción y está justificando de algún modo que la población se vea incitada al fraude fiscal.
La principal razón para que exista un fraude fiscal alto es la evidencia de que nuestros políticos no administran bien los impuestos.

B)-Buscar una economía competitiva en el sentido amplio:

No se trata de que compitan solo los trabajadores, buscando una flexibilidad total en sus condiciones de trabajo, sino que los propios mercados tiendan a ser competitivos.

De nada ha servido que se privatizaran empresas eléctricas o energéticas si después no se ha facilitado la competitividad en el sector.Tenemos el caso de la electricidad que clama al cielo; hasta el punto que tenemos un coste de la electricidad de las más caras de Europa, hecho que a su vez influye negativamente para que tengamos una economía más competitiva.

El coste de la electricidad es hoy día uno de los factores más importantes que hace que nuestro país no sea todo lo competitivo que podría ser.
¿Qué  gobierno será capaz de resolver este problema?¿O será la propia innovación tecnológica la que acabará con esta situación incomprensible?

Para terminar solo decir que en el panorama político actual tenemos dos casos: partidos de toda la vida y nuevos partidos.

Si para evaluar a los primeros he propuesto estos cinco principios, me preguntarán ustedes cómo evaluamos a los partidos emergentes cuando de ellos tan solo conocemos sus ideas o palabras.

A parte de analizar sus programas, solo nos queda ver el comportamiento ético de su líderes políticos y analizar su valía profesional.

Espero haber dado un poco de luz para que todos los electores tomemos nuestra decisión de forma lo mejor fundada posible y no nos tengamos que arrepentir de nuestra elección electoral.

lunes, 2 de febrero de 2015

Los precios relativos: la madre de la economía.


El que no esté acostumbrado a manejar términos económicos se preguntará qué es eso de los precios relativos.

Para explicarlo de forma simple podíamos decir que es la relación que existe entre los distintos precios de bienes, servicios y de las distintas rentas que puede obtener la población; ya sea de trabajo, capital o beneficios empresariales.

Matemáticamente lo podríamos representar como un cociente de precios, de rentas con precios o entre rentas:

Pi/Pj ó Yi/Pj óYi/Yj donde Pi o Pj son los precios de bienes o servicios y Yi son las posibles rentas que puede conseguir una persona o empresa.

Aunque alguno no haya oído muchas veces el término de precio relativo, seguro que entiende que debe haber una relación adecuada entre su salario y los precios de los bienes y servicios al menos de primera necesidad, o que debe haber una relación entre el precio de la harina y el precio del combustible, o el precio del pescado y de la carne, o el de la leche y los huevos, o el de las patatas y los cereales  por ejemplo.

Cuando se alteran los precios relativos en contra de algún grupo(normalmente de los que menos tienen) y se va hacia una sociedad con más desigualdad, difícilmente se puede aspirar a una economía pujante por mucho que se reduzca el paro y no podemos hablar de mejora del bienestar social.

El principal indicador de que una sociedad o economía se está desarrollando adecuadamente es que el porcentaje de personas que acceden al consumo es mayor y con bienes y servicios de mejor relación calidad -precio: en definitiva se mejora la capacidad adquisitiva de la población en general.

El principal precio relativo que hay que tener en cuenta es la relación del salario con los beneficios empresariales.Cuando se altera esta relación(como es el caso actual) en favor del empresario y se cree que esto se puede mantener en el tiempo sin que se resienta la economía en general, estamos cometiendo el error de observar solo el corto plazo.

¿Que primero tienen que ganar mucho los empresarios para que se aumente el salario?

Esa es la teoría económica aplicada a esta crisis: lo primero que se ha hecho ha sido tomar medidas jurídicas para que los salarios se puedan ajustar a la baja hasta tal nivel que muchos trabajadores no puedan subsistir a pesar de que tengan un trabajo a jornada completa.

Se ha inventado un nuevo tipo de esclavitud; antes el señor daba alimento, habitación, ropa y calzado, mientras que ahora un trabajador no puede pagárselo con su salario. No se vive en la propiedad del señor pero se vive para servir al señor como en la época de la esclavitud. Digamos que hemos refinado el concepto.

Dos han sido los cambios de precios que están contribuyendo a que el asalariado pueda llegar a fin de mes: el precio de la vivienda y el del combustible. Dos ajustes que son de agradecer pero que deben ser acompañados de unos salarios dignos y no de mera subsistencia.

Si queremos una sociedad lo más justa posible necesitamos gobiernos que incentiven la competitividad no solo entre trabajadores sino entre empresas: la competitividad global.

Mientras nuestro gobierno no sea consciente de que debe existir una relación de igual entre empresarios y asalariados, donde ambos se necesitan para conseguir un aumento del bienestar social, difícilmente podremos alcanzar un alto desarrollo económico.