miércoles, 8 de octubre de 2014

Salud y Economía: el ébola.


Que la medicina y la economía están relacionadas es algo que todos comprendemos. Por algo todos decimos que si tenemos una buena salud es más fácil ganar dinero: lo primero es la salud.

El caso del ébola es uno más de las enfermedades que no han sido estudiadas como es debido, ya que se localizaba en el tercer mundo y se tenía la creencia de que el primer mundo no se podía ver afectado.

El ébola tiene una forma de propagación(fluidos corporales:sangre,orina,sudor,saliva,etc) que hace que sea muy fácil su transmisión. Este hecho ha puesto en alerta a las naciones del primer mundo
al ver amenazadas sus propias economías; solo hay que ver la evolución de la bolsa española en los días siguientes al caso de la enfermera que atendió al religioso que fue tratado en España.

Sectores como el turístico se pueden ver muy afectados si esta enfermedad se empieza a extender por el país.

La pregunta que surge a raíz del ébola es clara:

¿Qué enfermedades tienen que ser estudiadas y quién lo tiene que determinar?

¿Los Estados o las farmacéuticas?

La salud es un caso típico de bien público ya que tiene efectos positivos sobre todas las personas y no solo sobre las tratadas médicamente, o puede tener efectos negativos no solo en las personas enfermas sino sobre aquellas con las que convive. La salud es un caso típico en el que se dan externalidades positivas o negativas.

Desde este punto de vista, es evidente que los Estados del mundo deben ser los que determinen qué enfermedades deben ser estudiadas, y sin tener en cuenta si las enfermedades predominan en el tercer mundo o en el primer mundo.
Hasta que el primer mundo no se ha visto amenazado por esta enfermedad, no se han encendido las alarmas para poner los medios necesarios par controlar la enfermedad.

Pero no se trata solo de que las principales enfermedades del mundo tengan su tratamiento, sino que todos los enfermos puedan acceder al mismo.Cuando tengamos conseguidos estos dos objetivos, podremos decir que tendremos una economía a nivel mundial mucho más productiva y se estará contribuyendo a un mayor bienestar social.

Si tuviésemos que establecer unas mínimas prioridades, según mi entender serían estas:

1º-Alimento mínimo garantizado para toda la población mundial.

2º-Acceso a las medicinas               "      "     "       "              "       .

3º-Acceso a la educación                "      "     "        "              "       .

Cuando digo que todo el mundo debería poder acceder a estos bienes , no quiero decir que sean totalmente gratis, sino que se tiene que diseñar un sistema de acceso a estos bienes básicos a cambio de un esfuerzo mínimo.

Mientras las farmacéuticas se rijan solo por intereses económicos, nos seguiremos encontrando situaciones de emergencia sanitaria como en el caso del ébola.

¿Nos servirá de aviso este caso del ébola para cambiar nuestro comportamiento en la provisión de las medicinas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario