miércoles, 15 de octubre de 2014

Ni petróleo, ni oro, ni plata, ni renta fija, ni renta variable ni inmuebles¿Una original crisis económica mundial?


La semana por la que discurrimos(13-10-2014 a 19-10-2014) puede ser considerada desde el punto de vista de los distintos tipos de mercados como muy atípica.

Que la renta variable se hunda, que el precio del petróleo se caiga o que el oro y la plata sigan una tendencia bajista, y todo esto junto a la vez que la renta fija paga unos intereses en algunos casos irrisorios y que el mercado inmobiliario no termina de arrancar, hace pensar que estamos ante la mayor corrección conjunta de la mayoría de mercados de activos de inversión de medio y largo plazo.

Pocas veces en la  historia económica se ha dado esta situación de corrección de precios en la mayoría de los mercados de principales de activos. Es más, cuando se pasa por graves crisis económicas hay activos que actúan como refugio del patrimonio.

Si hoy día les preguntaran qué activo refugio pueden usar para proteger su patrimonio más líquido, seguro que muchos de ustedes no lo tendrían claro, e incluso alguno me diría que tener el dinero líquido es hoy una opción tan válida como el oro o la plata , más aún si tenemos en cuenta la poca confianza que hay en el Estado, la banca y en muchos tipos de empresas.

Esta situación solo es posible si se dan una serie de circunstancias:

-Percepción de un alto riesgo o percepción de activos sobrevalorados debido fundamentalmente a las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales.

-Existencia de deflación y por tanto posibilidad de optar por una mayor liquidez sin sufrir el coste de pérdida de capacidad de compra sino todo lo contrario, ganancia de capacidad de compra.

-Ganancia de competitividad basada en reducción de salario y precarización del empleo.

La pregunta que se hace todo ahorrador-inversor hoy día es dónde poner su patrimonio más líquido sin incurrir en un riesgo altísimo y consiguiendo un rendimiento aceptable.

Aunque parezca una simplicidad, parece lógico que muchos agentes ahorradores-inversores opten por tener su dinero en estado líquido ante la existencia de deflación y un riesgo alto de invertirlo en cualquier activo financiero o real.

La crisis actual ha roto dos mitos de la inversión: ni la inversión en deuda pública ni la inversión en inmuebles son hoy día inversiones exentas de riesgo, y muy probablemente no den rendimientos atractivos; incluso pueden dar rendimientos negativos.

No quiero ser pesimistas pero hay indicios de que se avecina un crack mundial que no se solucionará con políticas monetarias expansivas:es algo nuevo en la historia económica mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario