jueves, 25 de septiembre de 2014

Prostitución ,narcotráfico,contrabando,gastos militares,I+D+i¿Y el resto de economía sumergida?


Las nuevas normas estadísticas de medición del PIB nos llevan a pasar a no solo hacer uso de la contabilidad nacional sino a hacer uso de una herramienta estadística siempre discutida: la estimación.

Lo curiosos del tema es que no se ha hecho uso de esta herramienta para hacer un cálculo global de la economía sumergida y terminar de una vez con el tema.

¿Por qué solo se estima la prostitución, el narcotráfico y el contrabando?

¿Y el resto de economía sumergida por qué no?

¿Resultaría escandaloso reconocer una economía sumergida de un 20% o es que es más complicado calcularla que la economía sumergida que genera la prostitución, narcotráfico y contrabando?

A partir del momento que hacemos uso de la estimación, ya no podemos hablar de contabilidad nacional y entramos en el campo del subjetivismo, pudiéndose llegar a una manipulación más fácil del PIB por los políticos.

¿Cuál es la metodología de estimación de estos tres sectores de la economía sumergida?

Otros de los cambios importantes para calcular el PIB está en pasar a considerar el gasto militar y en I+D+i  como una inversión y no como consumo.

Lo que está muy claro es que el gasto en inversión, desarrollo e innovación es claramente una inversión que tiene como fin obtener bienes y servicios tecnológicamente más avanzados. No es entendible que este gasto fuese considerado como consumo hasta hoy.

También es discutible considerar todo el gasto militar una inversión. Evidentemente hay una parte importante de I+D+i (ingeniería)pero también hay una parte del gasto que no se debe considerar inversión. Resulta realmente chirriante considerar todo el gasto militar como una inversión.

¿Por qué no se puede considerar inversión todo el gasto militar?

Se puede considerar inversión a todo gasto que tiene como fin la creación de una máquina o producto que servirá para producir otros bienes y servicios, que son el fin último. Por ejemplo un camión, un medicamento, un edificio,etc.

¿Cuál es el fin último de las armas?¿La seguridad siempre?

Otra cuestión para considerar un gasto como inversión o consumo es ver si su vida de uso va más allá del año, y por tanto hay que distribuir su coste mediante amortizaciones anuales. Si tenemos en cuenta este criterio diríamos que una arma es una inversión desde el momento que su vida útil sobrepasara el año.

¿Un bala sería una inversión o simplemente consumo?

Realmente hay muchos casos en los que es muy difícil distinguir una inversión del consumo.

Para terminar con el tema hay que hacerse unas preguntas muy clara:

¿Por qué se usa este cambio metodológico hoy día y no se ha hecho antes?

¿Se busca realmente estimar el PIB real de la economía o ir maquillando los datos para que nuestro déficit público y deuda pública representen menos sobre el PIB?

¿Para cuando se hará una estimación oficial de la economía sumergida?

Fíjense qué consecuencias tendría sobre la deuda y déficit sobre PIB decir hoy que nuestro PIB es en realidad un 10% o 15% más.

Estamos en fechas de confeccionar presupuestos estatales y este hecho supondrá una pequeña ayuda para cumplir con los objetivos de déficit y deuda pública sobre PIB.



Pasamos de hechos probados, o al menos reflejados contablemente a hacer cada vez más uso de las estimaciones, una herramienta estadística que tiene muchas críticas ya que abre camino al subjetivismo.

El gobierno no es capaz de tomar medidas que reduzcan  la economía sumergida, sino que muchas veces con sus medidas está provocando que crezca, con lo cual han llegado a la conclusión que hay que estimarla al menos en estos tres sectores.

¿Cuándo se estimará oficialmente toda la economía sumergida y se incluirá en el PIB?

¿Sería deseable esta acción?

¿Ustedes qué opinan?

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Privatizar no implica necesariamente más competencia.



Seguro que algunos de ustedes se extrañan cuando digo que privatizar empresas y servicios
públicos no implica necesariamente que se esté favoreciendo un sector o una economía más competitiva y por tanto no implica que se pueda comprar a menor precio o con mayor calidad al mismo precio.

¿Por qué se puede dar esta situación paradójica?

Para que en un mercado se aumente su competitividad o se le pueda considerar competitivo  son necesarias una serie de condiciones:

1ª-El número de oferentes y demandantes debe ser alto, de forma que ningún operador tenga un poder tal que pueda influir notoriamente en el precio.

2ª-El bien o servicio que se comercialice debe ser más o menos homogéneo de forma que se pueda hacer una comparación solo vía precio, y por tanto más objetiva e inmediata.

3ª-No tiene que haber barreras de entrada o salida de ese mercado (muchas veces son de tipo legal).En consecuencia la legislación debe favorecer tanto la entrada como la salida de ese mercado.

Si pasamos a analizar casos concretos en España, podemos observar ya con el paso del  tiempo cómo esto que digo se cumple en la realidad.


-Caso del sector eléctrico: es el caso más sangrante que tiene España.

Desde que se privatizó el sector, y no digamos en los últimos años, no ha habido más que subidas del precio de la luz a pesar de que muchos de ustedes como yo esperábamos una bajada o contención del precio de la luz. Si un gobierno privatiza empresas pero a su vez no favorece la competencia en ese mercado facilitando el acceso a nuevas empresas, nos podemos encontrar en un mercado donde suben los precios continuamente y donde el consumidor se siente cautivo por no poder elegir en  realidad a quién comprar la electricidad, o incluso no puede  auto-producir de hecho su propia electricidad.

¿Se imaginan ustedes cómo aumentaría la competitividad en el sector eléctrico si cada uno de nosotros pudiésemos auto-producir nuestra propia electricidad sin tener que pagar impuestos, los cuales hacen inviables esta acción?

Las energías renovables permitirían que muchos de nosotros pudiésemos ser autónomos energéticamente.
Pero lo más importante es que además se generaría por métodos renovables (eólica y solar fundamental mente). Evidentemente, el Estado dejaría de cobrar unos impuestos importantes y bastante estables con independencia de crisis económicas y estas grandes empresas dejarían de obtener unos beneficios casi seguros.

Por un lado están las ganancias de estas grandes empresas y los impuestos del Estado, y en le otro lado de la balanza está una mayor competitividad del sector eléctrico y una generación de electricidad más respetuosa con el medio ambiente.

¿Quién tiene que determinar qué lado de la balanza tiene más valor en términos sociales?

Evidente el ciudadano. El problema es cómo convencer a los políticos que lo que tienen que hacer es defender los intereses de los ciudadanos y no los suyos propios.

-Caso de la telefonía: este caso es menos claro que el eléctrico ya que la competencia a sido mayor, pero a mi entender no se debería dejar que las empresas adquirieran un tamaño tan grande.
Prácticamente Telefónica,Orange y Vodafone  acaparan la mayoría del mercado.

-Caso de los hidrocarburos: es otro caso en el que el número de empresas es pequeño y que al generar muchísimos impuestos es protegido por los propios políticos.

-Último caso, la banca: es otro ejemplo que con la crisis actual ha sido favorecido para que sea cada vez menos competitivo. Incluso se dan consignas desde el propio Banco de España para que no es compita sobre captación de depósitos.

Tampoco hay que indicar que muchos políticos tienen un retiro feliz de la política en este tipo de empresas.

¿No creen ustedes que el comisario de competencia europeo debería actuar en estos cuatro casos al menos?

Lo curioso del tema es que nuestros políticos no hacen más que hablar de ganar competitividad pero favorecen sectores oligopólicos, cuando no casi monopólicos de hecho. De la competitividad de la que nos hablan es de la de los trabajadores (menos salario por más tiempo de trabajo): precarización del empleo.

Con estos hechos no se extrañen que tengamos una economía que distribuye renta de forma muy desigual. 
Lo curioso es que algunos creen que esto es sostenible en el tiempo.
Si la mayoría de los consumidores son a su vez trabajadores mal pagados, cómo creen ustedes que se va a comprar lo que se produce.¿Lo van a consumir lo ricos y lo vamos a exportar? 

La competitividad vía precarización laboral tiene las patitas muy cortas.
El empresario necesita al trabajador y el trabajador al empresario.


Sin un reparto razonable de la riqueza difícilmente se puede tener una sociedad con un alto bienestar social .


lunes, 8 de septiembre de 2014

Analizamos rentabilidad, riesgo y liquidez.¿Pero por qué pagar por prestar?


Está pregunta se la hacen muchas personas y no dejan de tener razón cuando dicen que ellos no prestan para perder capital. Mejor lo meten debajo del colchón o en una caja fuerte.

La explicación de que hay y se espera deflación y se puede obtener un rendimiento real  positivo tampoco lo entiende un particular ya que obtendría aún más sin prestarlo.

Evidentemente este hecho sólo tiene sentido entre empresas financieras y muy especialmente en fondos de inversión de renta fija, planes de pensiones y en la propia banca que se ve obligada a comprar deuda pública.

Cuando uno decide realizar una inversión, tiene que analizar tres aspectos de la misma: su rentabilidad en términos reales, su liquidez y su riesgo de impago.

Evidentemente, cuando se compra deuda pública a tipos negativos es que se valoran los otros aspectos de la inversión(liquidez y riesgo de impago) o hay cuestiones legales que hay que tener en cuenta.
El caso es que la liquidez del propio dinero es mayor a la de la deuda pública, lo cual nos puede hacer pensar que el motivo de comprar deuda pública es la seguridad.

¿Es más segura la caja del Estado que nuestra propia caja fuerte o nuestro banco?
¿Estamos dispuestos a pagar por  guardarnos el  dinero?

Fíjense que he dicho que esta compra de deuda pública no es de particulares sino de empresas financieras, las cuales tienen que tener buenas medidas de seguridad.

La conclusión que podemos sacar es que se compra deuda a tipos nominales negativos por varios motivos:

-Posibilidad de especular revendiendo el título para conseguir una plusvalía: esto tiene sentido en títulos de deuda de más de un año y con tipos de rendimiento nominal actuales positivos. Ejemplo bonos a 10 años.
Si se espera que sigan cayendo los tipos de interés, hay posibilidad de conseguir un plusvalía vendiendo en el mercado secundario en un futuro próximo a un precio mayor al que compramos.

-Existencia de una obligación legal que nos obligue a comprar deuda pública: muchos fondos de inversión y planes de pensiones tienen reglada su política de inversión, lo cual les hace compradores automáticos de deuda pública a precio de mercado.
Si tenemos en cuenta que el BCE cobra un 0,2% por aceptar depósitos y a pesar de todo se deposita dinero, no es de extrañar que los bancos lo puedan prestar al Estado a cambio de un interés negativo de un 0,1% a vencimiento si además tienen la posibilidad de obtener una plusvalía si lo vende en el mercado secundario antes de que espire su vida. Pero si además a  la banca para pedir prestado al BCE la exigen garantías que las puede cubrir con la propia deuda pública, entonces podemos entender que exista una demanda importante de deuda pública incluso a tipos de rendimiento nominal negativo.

Conclusión: no es racional prestar a tipos de interés nominales negativos si no existe la posibilidad de obtener una ganancia extra vía plusvalía vendiendo el título ante que espire su vida, o si no existe costes por depositar en el BCE, o si la propia deuda pública no fuese aceptada como garantía para pedir prestado al BCE, o si no existiesen políticas de inversión en fondos de inversión y planes de pensiones que obligan a comprar deuda pública de forma casi automática.
La razón de la existencia de deuda pública que rinda a tipos nominales negativos tampoco es la deflación actual ni la expectativa de deflación futura.

La razón de que se dé esta paradoja es la legislación financiera.
No piensen que el Estado ha alcanzado una solvencia máxima.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Pruebas de que la política monetaria solo compra tiempo.


Seguro que, muchos de ustedes al igual que yo, están asombrados hasta qué punto se puede estirar la política monetaria con la creencia de que es la forma de salir de una crisis económica provocada entre otras cosas por el exceso de la propia política monetaria.

¿Se imaginan que la política monetaria fuese el instrumento apropiado para salir de las crisis económicas?

Si fuese así no llegaríamos a entrar en ningún tipo de crisis económica.

¿Qué medida económica hay más rápida que emitir dinero e inundar los mercados financieros?

Por supuesto, es más rápida que medidas que busquen incentivar el empleo con rebajas fiscales o de cotizaciones sociales.Y no digamos de medidas que busquen incentivar la educación o la I+D+i de un país.
Pero claro no estamos para perder tiempo sino para ganarlo, o mejor dicho para comprarlo.

La cuestión es que a base de esperar que la política monetaria nos va a sacar de ésta, llevamos 7 años esperando el milagro, por no decir una segunda ronda de nuevas burbujas en renta fija y luego en renta variable.

Estamos sufriendo la mayor presión fiscal de la historia hacia las generaciones actuales y hacia las futuras.
Porque la emisión de dinero no es ni más ni menos que nuevos impuestos en forma de diferencial entre la inflación  y la subida de salarios, y en forma de más deuda pública que hay que pagar en un futuro.
Porque hay que pagar la deuda pública.¿O nuestros políticos nos endeudan como si no hubiera que devolverla?
Claro, es que está el señor Gilito(BCE) que va a cubrir las espaldas a los políticos cuando sea imposible devolver lo pedido en préstamo.
No tiene otra explicación, porque cualquier persona sabe que no se puede endeudar indefinidamente a pesar de que le presten  a menos tipo de interés.

¿Se comportan nuestros políticos de forma racional o porque saben que está el BCE para pagar lo que sea?

El dinero que se emite no es un dinero gratuito aunque parezca, y tarde o temprano repercute en inflación o en lo que es lo mismo en diferencial entre inflación y subida salarial.
Alguno dirá que es que tenemos deflación y que incluso alguno puede ganar capacidad de compra.

¿Alguno de ustedes cree que el IPC es representativo de la inflación real de la economía de un país, o mejor dicho de la economía de cada uno de nosotros?

Para empezar tengo que decir que cada uno de nosotros tenemos nuestros hábitos de compra, nuestra cesta de la compra, con lo cual es difícil que el IPC nacional nos represente.

-Volviendo al tema del artículo:

¿Pero quién necesita comprar tiempo?

Hay dos grupos claros: el Estado a la espera de que su presupuestos se equilibre, y sobretodo la Banca para salir de la quiebra en que se ha metido. La banca necesita que el BCE le garantice beneficios con el menor riesgo posible; de ahí que le presten al 0,05% para que ellos puedan prestar a más de un 8% a la empresa privada.

Cuando uno pide crédito lo hace básicamente para dos fines posibles:

-Para consumir o darse un capricho momentáneo.Evidentemente después uno tiene que trabajar para devolver lo pedido en préstamo.

-Para usarlo en la inversión de un negocio financiero o real: uno lo puede usar para especular comprando y vendiendo activos financieros o bien para crear un negocio real que produzca bienes o servicios y con los que ganar dinero.

¿Qué es más complicado hoy día, un negocio real o uno financiero y cuál presenta más riesgo de pérdidas?
¿Por qué las empresas privadas no financieras tienen tanta dificultad para conseguir dinero prestado?
¿Son más complicados los negocios reales que los financieros y rentan menos?

Si es así ya hemos encontrado el porqué se ha puesto de moda los negocios financieros sobre los reales y por qué se suceden un tipo u otro de burbujas.
Los mercados de capitales están más influenciados que nunca por lo que haga o diga el BCE. Solo basta ver las comunicaciones de medidas del BCE y su efecto sobre la prima de riesgo o sobre las bolsas.

El BCE se ha vuelto el más influyente en la cotización de empresas y Estados con independencia de los datos fundamentales de los mismos.
De la noche a la mañana algo que cotizaba a 90 puede pasar a cotizar la mitad cuando se llega a conocer la situación real de esa empresa. Porque esa es otra, hoy día la ingeniería contable, fiscal y financiera de las empresas hace casi imposible fiarse de sus datos auditados, lo que hace que la banca tenga aún mayor dificultad para hacer un análisis de riesgo riguroso.

Resumiendo:cuando uno pide prestado, está solicitando tiempo para hacer un negocio o recuperase de una situación adversa. El dinero en sí mismo no crea empleo si uno no sabe qué hacer con él o si los riesgos son tan altos que lo normal es que uno quiebre.
Si además unimos que dejamos de lado las acciones que nos hacen ser competitivos desde el punto de vista real(I+D+i) y fiamos nuestra competitividad a bajadas de salarios, tarde o temprano entramos en un círculo vicioso que nos llevará a menos consumo y más paro, por mucho dinero que emita nuestro banco central.