sábado, 19 de abril de 2014

¿Tiene que haber una relación entre precios y salarios?



Últimamente estamos acostumbrados a oír decir que es necesaria una inflación más alta, pero no se hace referencia a los salarios, como si fuera posible que un aumento de precios debido a políticas monetarias expansivas favorezcan un aumento del consumo si a su vez no suben los salarios.

¿Si a usted no le suben el salario y hay inflación, va a consumir más y adelantadamente?

Efectivamente, el problema actual de nuestra economía es el nivel salarial que tiene la mayoría de la población y la desigualdad que está generando entre la población.

El salario real de un trabajador  puede definirse como el cociente entre el salario nominal y la inflación.
Cuando los salarios se rebajan y a pesar de todo hay inflación, se está produciendo una reducción del salario real y por tanto de la capacidad de compra de los trabajadores. El efecto lógico a medio plazo es una caída del consumo, y por tanto una reducción de la demanda de bienes y servicios que tiene que dar lugar a una caída de la inflación e incluso a la deflación.

¿Por qué nos asustamos ante la posibilidad de que exista deflación?

¿Por qué no nos preocupamos de tomar medidas que ayuden a la subida de los salarios?

El problema de fondo no es monetario sino real, pero parece que estamos obsesionados con querer solucionar todos los problemas con la política monetaria.
La solución a la deflación no es ni la política monetaria expansiva que influya sobre la inflación o el tipo de cambio ni la manipulación sobre los tipos de interés a la baja.

La solución es la consecución de un aumento de la productividad de los trabajadores que permita la subida de salarios por encima de la inflación, de forma que ganen capacidad de compra y puedan consumir más.

Alguno puede pensar que es mejor que ganen más los empresarios y menos los trabajadores, pensando que lo que no consumen los asalariados lo harán los empresarios.

¿De qué modo se deben repartir las ganancias entre asalariados, empresarios y capitalistas?

¿Es posible una economía sostenible donde la participación de los asalariados en el beneficio total sea cada vez menor?

¿Es sostenible una economía que tiende hacia una desigualdad cada vez mayor?

Sinceramente creo que no. Y con esto no quiero decir que haya que repartir lo de los ricos a los pobres, pero sí que es necesario que se tomen medidas contundentes para que aquellos que tienen menos medios puedan mejorar económicamente. ¿Y cómo? Básicamente facilitando la formación a todo aquel que demuestre capacidad y voluntad de progresar.
Al final vamos a parar a donde siempre; tenemos que aplicarnos decididamente en la I+D+i.

Ya sé que estas medidas tienen sus efectos a largo plazo, pero no podemos seguir con el cortoplacismo de la política monetaria.

Cojamos el toro por los cuernos y tratemos de influir en la variables reales que nos hacen ser más competitivos en vez de tratar de influir en las variables monetarias como la inflación, el tipo de cambio o el tipo de interés.

¡Políticos! Aprendan tres palabras:
(I+D+i)

(INVESTIGACIÓN,DESARROLLO E INNOVACIÓN)

EN RESUMIDAS CUENTAS: MÁS EFICIENCIA.

2 comentarios:

  1. Yo creo que las decisiones de consumo dependende los salarios reales y de las expectativas sobre los precios...
    Y creo que más alla de ideas de justicia u otros conceptos abstractos...es necesaria una mayor participación de los empleados en los beneficios de las empresas simplemente para conseguir una mayor implicación de estos.

    ResponderEliminar
  2. Las decisiones de consumo dependen fundamentalmente de la renta disponible real y muy poco de las expectativas de los precios. En el caso de bienes de consumo duradero e importe elevado(inmuebles,vehículos,etc)la estabilidad laboral y la calidad del empleo son factores determinantes para su demanda;digamos que uno tiene que esperar un futuro laboral bastante estable y de cierta calidad en al menos los próximos 20 años.¿Qué expectativas tiene los actuales trabajadores sobre su empleo?Muy malas.
    Con estas expectativas difícilmente uno puede pensar en pedir un préstamo para una vivienda, tener familia,etc, lo único que puede hacer uno es subsistir. Hoy día tenemos una economía de subsistencia para muchas personas. La salida de esta crisis será muy lenta y no se resuelve con políticas monetarias expansivas sino consiguiendo aprovechar al máximo el talento de los trabajadores,que lo tienen.

    ResponderEliminar