sábado, 22 de marzo de 2014

Mi reforma fiscal para crear empleo y reducir deuda pública.


Los dos problemas básicos que tiene España hoy son el alto déficit público y paro.

¿Es posible diseñar una estrategia económica -fiscal para atajar estos dos problemas al mismo tiempo?

Para conseguir estos dos objetivos simultáneamente yo aplicaría estos principios:

1º-Aumento de la eficiencia en el gasto público: no se trata simplemente de reducir servicios públicos(recortes) sino conseguir que se sigan prestando a un menor coste. Para ésto es necesario un voluntad clara de todos los partidos políticos  para que no exista gasto público que busca mantener comprado a una buena parte de sus electorado; que se acabe el clientelismo político.
Gran parte de la ineficiencia de lo público viene del mal entendido amiguismo político.
Como pueden observar propongo una reducción del gasto público basada en el aumento de la eficiencia de la actividad de la administración y empresa pública, no el simple recorte de gasto.

2º-Diseño de un sistema fiscal que base su recaudación más en una alta actividad económica que en unos tipos impositivos altos, que llegan a ser confiscatorios.
Yo no entiendo que tengamos tipos impositivos en el IRPF por encima del 50% ni tipos de IVA del 21% , cuando los márgenes comerciales de muchos bienes o servicios no llegan ni al 15%.

¿No ha llegado usted a tener la sensación de trabajar para otro en vez de para sí mismo o su familia?

3º-Conseguir una mayor seguridad jurídica que permita a los empresarios poder gestionar mejor la incertidumbre de por sí existente en todo proyecto de inversión.
Un ejemplo: no se pueden ofrecer subvenciones excesivas a las energías renovables para 25 años y pasado 5 años reducirlas a la mitad haciendo inviables estos proyectos.
Los empresarios necesitan leyes bien estudiadas y respetadas en su totalidad una vez dictadas.

4º-Simplificar el sistema impositivo evitando la  imposición sucesiva: generación de renta, consumo, posesión de patrimonio y transmisión de patrimonio.
Es lógico que los impuestos graven la capacidad económica de los sujetos pasivos, pero que no dificulten el tráfico comercial. Son los impuestos sobre el consumo los más injustos y perjudiciales para el empleo, y sobre todo cuando se suben a unos niveles que incentiva la economía sumergida.


5º-Reducir la imposición al rendimiento del ahorro.Favorecer el ahorro y el estudio a las clases más humildes es la base de un futuro mejor de cualquier país y familia.

6º-Favorecer la mejora del nivel de vida de las familias más humildes, fundamentalmente facilitando el acceso a una buena formación a aquellos jóvenes que muestren capacidad y voluntad de obtener unos estudios.
No entiendo una economía moderna y con un buen nivel de bienestar si existe una desigualdad económica clara entre la población. El ahorro y el estudio tienen que ser los instrumentos que sirvan de ascenso y descenso en el nivel de vida de la población.
No se trata de quitar a los ricos para dar a los pobres, sino que el Estado favorezca el ascenso de los pobres a un mejor nivel de vida.
Si tenemos un Estado en el que los pobres no pueden ascender a un mejor nivel de vida a pesar de su esfuerzo físico e intelectual, difícilmente podemos presumir de tener un Estado moderno y con cierto nivel de bienestar. Es más, difícilmente estaremos influyendo de forma positiva en las expectativas de la población.

7º-Favorecer un aumento de la competitividad basada en la aplicación del talento(I+D+i)  en vez de en la reducción de salarios.

Evidentemente todas estas medidas tienen un efecto positivo sobre el empleo y recaudación fiscal a medio- largo plazo y provocarían inicialmente una bajada de la recaudación fiscal que sería compensada al aumentar el empleo en una segunda fase.

El dilema es muy simple: vivimos al día o invertimos en nuestro futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario