martes, 28 de enero de 2014

Reflexiones sobre el mercado laboral español.


El mercado laboral es el dolor de cabeza de la economía española. El problema de nuestro mercado laboral era que los salarios no se ajustaban a la baja rápidamente, con lo cual el ajuste se ha producido a través de la cantidad de trabajadores en vez de a través de el importe del salario.
La palabra clave es la flexibilidad de las condiciones de trabajo(salarios, horarios, costes de despido, polivalencia, formación, etc)

Podríamos fijarnos en países como Japón, que tienen una tasa de paro muy baja( en torno al 5% hoy día) y de cierta estabilidad en el tiempo y podríamos decir que es el ejemplo a seguir por Europa o Norte América.
Sin embargo Japón presenta una deuda pública que es desorbitada y frente a la que ha demostrado que no sabe como luchar(problema al que nos aproximamos USA y Europa).

¿Nos vamos acercando al paradigma japonés?
Evolución del desempleo en España, Europa y otros países de la economía mundial

¿Hasta qué punto es fundamental que las condiciones laborales sean lo más flexibles posible dentro del mercado laboral?
¿El que se debe de adaptar al cambio es el trabajador sólo o la propia empresa también?
¿A las empresas no se las debe de exigir tanta flexibilidad como requieren al trabajador?
¿Hay que facilitar la conciliación de la vida la familiar y laboral?
¿Hay que adaptarse a las características especiales de cada tipo de negocio?
¿Qué ha pretendido la última reforma laboral?¿Sólo un ajuste rápido de los salarios a la baja para que la caída del empleo sea menor?

Pero es que lo ideal es que los ajustes de salarios sean rápidos tanto a la baja como a la alza para que las variaciones en el empleo y paro no sean bruscas.Para que se de este ajuste rápido de precios es necesario que los mercados sean competitivos en su conjunto y no sólo por el lado del demandante de trabajo.
Pero por qué nos fijamos tanto en los costes salariales como determinantes de la tasa de paro en vez de la cualificación de los trabajadores y la tecnología que usamos, y por tanto en la capacidad de ser más productivos y eficientes.

Hoy día nos fijamos menos en le calidad de bienes y servicios o en la capacitación de nuestros trabajadores y buscamos la competitividad vía reducción de costes en vez de aumento de calidad y productividad. Se usan políticas de competitividad cortoplacistas en vez de apostar decididamente por el futuro, por la I+D+i.

¿Pero es que tenemos unas empresas con una tecnología tan desarrollada y unos trabajadores tan cualificados que estos hechos provocan un paro desorbitado?

Por otro lado hay quien propone que se elimine el salario mínimo interprofesional, como si el actual SMI(645€) fuese tan alto que provocara paro, cuando en realidad se le debe considerar como un salario de subsistencia. Si alguno de los que proponen eliminar el SMI creen que no es un salario de subsistencia pueden probar a tener un contrato a jornada completa por el que cobren 645€/mes para que nos cuente cómo llegan a fin de mes. El SMI de hoy día puede considerarse como un límite al abuso del empresario ante situaciones como la actual de un paro desmedido.

¿Por qué está justificado un SMI o de subsistencia? Por las características del mercado de trabajo, ya que se le puede considerar un oligopsonio: los oferentes de empleo(empresarios) son muchos menos que los demandantes de empleo(trabajadores) con lo cual los empresarios tienen cierto poder sobre los salarios y el número de empleados. El mercado de trabajo es un mercado poco competitivo por lo cual es necesario la existencia de sindicatos que ayuden a equilibrar el poder entre las partes.

Otra cuestión sobre la que se está reflexionando es sobre la dualidad del mercado de trabajo: menor protección entre los contratos temporales frente a los indefinidos, sobre todo en cuanto a la indemnización por despido.
La pregunta principal que hay que hacerse es si la mayor indemnización de los contratos indefinidos tiene algún sentido o deben de tener la misma indemnización que los contratos temporales.
¿Igualamos las indemnizaciones o simplemente tratamos que se aproximen bajando la indemnización del contrato indefinido?
¿Qué consecuencias tendría casi igualar el coste del despido de los contratos indefinidos a los temporales?

¿Se ha producido un cambio tal en el mercado de trabajo que la estabilidad en un mismo empleo será casi imposible?¿Es bueno facilitar el cambio de trabajo? ¿ Y para quién?

Otra cuestión importante a tener en cuenta es si debemos de proteger a los trabajadores de más de 50 años para facilitarles la llegada a la edad de jubilación en activo, favoreciendo que obtengan una pensión más digna y así ,al mismo tiempo, que no generen un coste por desempleo.

¿Cuántos trabajadores poco cualificados de más de 50 años tienen una inserción laboral complicada cuando quedan en el paro?

¿Hay que incentivar el trabajo durante toda la vida? Si es así ¿Cómo?

¿O lo que hay que hacer hoy es incentivar el empleo de los trabajadores jóvenes y favorecer la jubilación de los mayores hasta que los jóvenes tengan una tasa de paro ínfima?

La realidad que tenemos no se parece a la de Japón todavía, a pesar de que nuestra natalidad caerá aún más, ya que por un lado tenemos muchos jubilados en relación a los cotizantes pero todavía tenemos muchos jóvenes que no tiene su trabajo.
El problema de hoy día es dar empleo a los jóvenes para que puedan tener unas expectativas de futuro positivas y puedan poder pensar en poder tener familia y poder comprar bienes de gran importe como la vivienda, otro de los grandes problemas de la economía española.

Si la juventud no tiene expectativas positivas de su futuro, difícilmente podemos pensar en la sostenibilidad de todo el sistema económico ya que las pensiones serían de menor poder adquisitivo.

El bienestar de los mayores depende de las expectativas de futuro de los jóvenes.
Y el futuro de los jóvenes depende de la generosidad de los mayores.

Sin solidaridad intergeneracional no puede existir economía sana y sostenible.

LA ECONOMIA SE BASA EN LA INTERRELACION.

No hay comentarios:

Publicar un comentario