lunes, 30 de diciembre de 2013

El gobierno usa el IPC como índice actualizador a su antojo.



El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha acordado subir los topes máximos mensuales del copago farmacéutico de los pensionistas -establecido en 8,14, 18,32 o 61,08 según renta-, y actualizar la cuantía máxima correspondiente a los medicamentos de aportación reducida -actualmente 4,20 euros por envase-, en virtud de una evolución del IPC.

La subida que entrará en vigor de forma automática el mes de enero será aproximadamente del 1,4%, quedando establecido dependiendo de la renta el tope de 8,26 euros, 18,59 euros y 62 euros en el caso de los pensionistas.

De este modo, los pensionistas que antes pagaban 8,14 euros como mucho al mes por tener rentas anuales inferiores a los 18.000 euros pasarían a pagar 8,26 euros (1,47%); los que tenían fijado el tope en 18,32 euros al mes (aquellos con rentas de entre 18.000 y 100.000 euros anuales) pasarían a pagar 18,59 euros de máximo (1,47%); y los que tienen rentas de más de 100.000 euros anuales tendrían como tope 62 euros al mes (1,5%).


Además, la subida del IPC afecta a los medicamentos y otros productos sanitarios de aportación reducida, como ya sucediera el año pasado, entre los que están aquellos medicamentos para el tratamiento de enfermedades crónicas o graves o los medicamentos que proporciona el Sistema Nacional de Salud (SNS) a través de receta oficial a los enfermos de sida. Así, a partir del 1 de enero, estos productos sujetos a un copago máximo del 10% del precio, pasarán del tope de 4,2 euros por envase a ser de 4,26 euros (1,42%).

Como pueden observar las pensiones se suben un 0,25% y los límites de copago farmacéutico con arreglo al IPC, o él salario mínimo se congela al igual que el IPREM.

¿Hasta qué punto nuestros pensionistas pueden cargar con la crisis?

¿Qué sería de nosotros sin la solidaridad de los más mayores?

Hemos pasado de un Estado que tal vez era generoso desde el punto de vista social a un Estado voraz que carga contra enfermos y mayores.

El IPC se está haciendo el protagonista de la actual crisis; primero porque hay dudas de su cálculo como estimador de la inflación y después por el uso arbitrario que da nuestro gobierno con la intención de arañar dinero a quien sea, aunque se trate de un pensionista enfermo.

Hemos pasado de un Estado medianamente redistributivo que buscaba facilitar el progreso de los más desfavorecidos a un Estado regresivo que facilita la desigualdad. Y créanme, ésto a largo plazo tiene un efecto ..., incluso para los que están en mejor posición.

¿O alguien cree que una economía puede progresar apuntando hacia una mayor desigualdad?

Si quieren evaluar el bienestar de un país observen cómo se trata a los más indefensos: niños,mayores y enfermos. No hagan caso ni del PIB, ni del PIB percápita, ni de ningún otro agregado que sea una media de no sé qué.

Señor Rajoy seguimos empeorando claramente, sobran palabras y faltan hechos.

Incluso en el caso optimista que el próximo año nuestro PIB suba un 1% tendrá que explicar cómo se reparte este aumento. La realidad es mucho más compleja que mostrar cuatro números(prima de riesgo, PIB,etc)


No hay comentarios:

Publicar un comentario