miércoles, 28 de agosto de 2013

¿Se puede repartir en dividendos más que el beneficio obtenido en el año?


Parece un incongruencia pero algunos bancos en 2012 han repartido a sus accionistas un importe mayor en dividendos que los beneficios contables declarados, y todo esto conviviendo con la existencia del fraude de las participaciones preferentes.

Recuerden que una de las condiciones de la mayoría de las participaciones preferentes para retribuir unos tipos de interés abultados era la existencia de beneficio. Ya sé que la mayoría de las acciones preferentes se emitieron en cajas de ahorro, pero el tema de fondo es que el sistema regulador y supervisor todavía sigue haciendo aguas y dejando cometer imprudencias a nuestro sistema bancario.


Parece que el Banco de España ha reaccionado aunque tarde y ha impuesto que el reparto de dividendo en efectivo se limite al 25% del beneficio del ejercicio 2013. Lo que no ha dejado claro el Banco de España es qué cantidad se puede retribuir a los accionistas en forma de más acciones de la propia entidad bancaria (dividendo en especie).


La palma se la lleva CaixaBank, que en 2012 pagó el 434,87% de su beneficio atribuido (229,7 millones) en dividendos. La parte del león se abonó en acciones (929,57 millones), mientras que pagó sólo 69,33 millones en efectivo, lo que supone un pay-out del 30,18%. Estas cifras incluyen el dividendo complementario de 2012 aprobado por la entidad que preside Isidre Fainé y que está pendiente de pago. Por detrás se sitúa Santander, con un pago del 277,96% de su beneficio (2.204,6 millones). El banco que preside Emilio Botín repartió 5.065,43 millones en acciones y 1.062,54 millones en cash (esa parte sería el 48,2% del beneficio).


¿Cómo es posible que se trate de recapitalizar a la banca y en 2012 todavía el Banco de España se deje meter goles de este calibre?

No hay comentarios:

Publicar un comentario