domingo, 2 de junio de 2013

Las paradojas de la deuda pública y emisión de dinero.







¿Alguna vez se ha planteado cómo es posible que alguien pida prestado en nombre de otro que no ha dado su consentimiento o que incluso ni siquiera ha nacido?


Esto es lo más habitual de lo que parece, pero me imagino que no han caído en la cuenta que se da de hecho casi todas las semanas.


¿Quién da la orden de emitir deuda pública?


¿Quién la paga o la tendrá que pagar?


¿Qué fin suele tener la deuda pública?


¿Somos conscientes que cuando se emite deuda pública el que da la orden(Gobierno) y el deudor(ciudadano) no es el mismo y sin el consentimiento del ciudadano?


En un sentido estricto, desde el punto de vista jurídico, la deuda pública es un fraude ya que el que contrae la deuda y el que debe pagar no es la misma persona ni presta su consentimiento.


¿No sería lógico que existiera un procedimiento mediante el cual los ciudadanos dieran o no su consentimiento?


Por si fuera poco, la deuda pública se contrae sin ningún tipo de garantía real, ni con la obligación de indicar para qué se va a usar. La única garantía es que se supone que siempre habrá contribuyentes que la paguen, pero el Estado no hipoteca nada para garantizarla. Es más, la mayoría de las veces nos endeudan para pagar gasto corriente e incluso para pagar los intereses o amortizar la deuda vieja. El sistema en el fondo es piramidal,y prueba de esto es que se ha aumentado el saldo vivo de la deuda pública casi ininterrumpidamente.


¿Cuánto tiempo puede funcionar este sistema sin que se solicite una quita de la deuda?


Pero para mas INRI lo curioso de esta deuda es que muchas veces el deudor(ciudadano) coincide con el acreedor (ciudadano que ha comprado la deuda).Vamos que es el colmo de las paradojas posibles.Y encima se solicita sin ninguna intención de rentabilizarla, a no ser que sea desde un punto de vista político por el partido de turno.


Para aquellos que están muy a favor de la deuda pública y la emisión de dinero sólo les pediría que pensasen un poco lo que es en realidad la deuda pública.


¿Algún padre responsable dejaría a su hijo más deuda de la que ha recibido?


Pues esto es la deuda pública :una herencia que no se puede adquirir a beneficio de inventario.


¿Pregúntale a tu hijo qué opina de este comportamiento de nuestros políticos?


Ha llegado el momento de exigir a nuestros políticos un proceso democrático para decidir emitir deuda pública y dinero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario