sábado, 11 de mayo de 2013

¿Por qué buscamos mejora de competitividad sólo vía salarios?



La grave crisis económica por la que pasamos ha llevado a el Gobierno español a tomar una medida fundamental: reformar la legislación laboral con el fin de que los salarios se ajusten a la baja, se ha aumentado la flexibilidad laboral y al mismo tiempo se han  reducido los costes del despido laboral. Se ha buscado una mejora de competitividad básicamente reduciendo costes laborales y olvidándose de la mejora de la competitividad obtenida a base de la aplicación del talento de los trabajadores.

 ¿Qué consecuencias tienen estas medidas para la demanda agregada del país?
Hay un consecuencia clarísima: se ha mejorado la balanza comercial pero como contrapartida se ha reducido el consumo interno debido al aumento del paro y de la caída de las rentas salariales. Se ha optado por una medida rápida, pero al mismo tiempo un poco descorazonadora, ya que se observa que trabajadores de máxima cualificación se han tenido que ir de España.
¿Creen ustedes que realmente sobra tanto trabajador cualificado, o es que no se ha querido afrontar una política decidida en favor de la I+D+i porque requiere un mayor tiempo de maduración hasta que se obtienen los resultados deseados?
¿Realmente podemos adoptar una extrategia parecida a la de los países asiáticos como forma de competir de nuestro sistema productivo cuando tenemos lo fundamental para tener una economía diversificada y competitiva tecnológicamente?
¿Quién tiene la culpa de esta situación, el Gobierno, nuestro sistema educativo, o los empresarios?
Realmente que se ajusten los salarios tan drásticamente, es más que un medida de Gobierno una consecuencia del paro que tenemos, es lo natural.
¿Se imaginan ustedes que con más de 6 millones de parados no se hubiesen reducido los salarios?. Imposible.
Lo que sí ha hecho el Gobierno es facilitar ese rápido ajuste de los salarios a la baja. Pero se ha quedado tristemente en sólo eso y se ha olvidado precisamente de aquellos que han hecho más méritos a lo largo de su vida para estar lo mejor preparados.
Tenemos hoy día un país que no sabe aprovechar su sistema educativo: políticos, empresas y centros educativos no tienen una estrategia conjunta para aprovechar todo lo invertido en educación. Y lo que es más grave aún, lanzan a las actuales generaciones de chavales en edad de formarse un mensaje demoledor: "por mucho que te sacrifiques y esfuerces por ser un buen estudiante no tienes garantizado que vas a encontrar un trabajo acorde a tu preparación".
En dos palabras, que toda tu preparación de años de estudio pueden quedar sólo en eso y puede que te no den una oportunidad de demostrar tu preparación. 
Algunos me dirán con razón que para presentarse a algunos trabajos ha tenido que ocultar en su currículum parte de la preparación adquirida, ya que muchos seleccionadores descartan currículums cuya preparación excede a la necesaria para el puesto.
¿Cómo es posible ésto y que al mismo tiempo digamos que hay alto fracaso escolar?. Lo que ha fracasado es la relación Gobierno-Empresa-sistema educativo.
Hoy día los profesores lo más difícil que tienen que conseguir es motivar al alumno para que aspire a la excelencia en su formación, pero cuando lo consiguen, ven que su trabajo se va por el desagüe al no saber aprovechar la preparación de aquellos alumnos que sí han conseguido aspirar a la excelencia en su formación.
EXIJAMOS UN SISTEMA EDUCATIVO MEJOR, PERO SEPAMOS PREMIAR A AQUEL QUE SE HA SACRIFICADO SI NO QUEREMOS LAMENTARNOS DE UN  FRACASO ESCOLAR  AÚN MAYOR Y JUSTIFICADO.
Para aquellos estudiantes que han terminado sus estudios y no han conseguido todavía un empleo acorde a su preparación, sólo decirles que ellos no han fracasado, y que el estudio no sólo tiene el fin de encontrar un buen empleo, sino comprender mejor el entorno que te rodea, saber relacionarte con los demás y desenvolverte en la vida, y lo que es más importante, darte la base para adquirir nuevos conocimientos a lo largo de la vida: disfrutar del placer de aprender cada día algo nuevo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario