sábado, 4 de mayo de 2013

David Ricardo y Keynes: equivalencia ricardiana y trampa de la liquidez, el colmo de los males.









Hace unos meses planteé la posibilidad de que muchas de las economías que han abusado de la política monetaria llevando sus tipos de interés a unos valores mínimos, podían estar padeciendo la trampa de la liquidez, con lo que la política monetaria se convertiría ineficaz para crear empleo.


Hoy voy a añadir otro mal que parece que están padeciendo las economías que están incurriendo continuamente en déficit público y que no consiguen reducir el paro(caso de España entre otros). Me estoy refiriendo a la equivalencia ricardiana, que viene a decir lo siguiente:


El gobierno puede financiar su gasto mediante los impuestos cobrados a los contribuyentes actuales o mediante la emisión de deuda pública. No obstante, si elige la segunda opción(caso de hoy en España), tarde o temprano tendremos que pagar la deuda subiendo los impuestos por encima de lo que estos se situarían en el futuro si otra fuera la elección. La elección es entre pagar impuestos hoy o pagar impuestos mañana.


Ricardo argumentaba que aunque los ciudadanos tienen más dinero hoy, ellos se darían cuenta que tendrían que pagar impuestos mayores en el futuro y, por lo tanto, ahorrarán un dinero adicional para poder pagar los impuestos futuros(supone expectativas racionales). Este mayor ahorro por parte de los consumidores compensaría exactamente el gasto adicional del gobierno, de modo tal que la demanda agregada permanecerá sin aumentar y la política fiscal sería ineficaz para crear empleo.


Esta idea se opone frontalmente a la teoría keynesiana, que afirma que la política fiscal, debido a los efectos del multiplicador de la renta, será efectiva logrando que los incrementos de déficit público logren incrementos mayores en proporción de la demanda agregada del gobierno actual.


¿Nos estamos volviendo más ahorradores ante la expectativa de que la situación empeorará y se nos exigirán más impuestos mañana?


Si la política monetaria y fiscal se vuelven ineficaces ante el abuso de ambas, y los gobiernos no pueden influir para mejorar el empleo, quién creen ustedes que tienen que ser los protagonistas que marquen la salida de esta crisis.


NO ESPEREN QUE ESTA CRISIS LA VAN A SOLUCIONAR LOS POLÍTICOS;MÁS BIEN LA HAN EMPEORADO Y PRETENDEN SOLUCIONARLA DE LA MISMA FORMA QUE LA CREARON.


Cuando tengamos una clase política que piense en el presente y futuro de la población como lo hace un padre con sus hijos, tendremos entonces un sistema político que se aproxime al óptimo y deseable.


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario