viernes, 22 de febrero de 2013

El Ahorro:determinantes y consecuencias.¿Hormigas o Cigarras?





Para los neoclásicos el ahorro depende positivamente del tipo de interés, que era el que conseguía equilibrar el ahorro y la inversión. Para los neoclásicos el dinero era únicamente un medio de cambio. La decisión de ahorro-consumo depende del tipo de interés.


Para Keynes no es correcta la concepción del dinero como medio de cambio pues él piensa que el tipo de interés es una variable totalmente monetaria. La parte de la renta que se destina al consumo depende de la propensión al consumo, y lo que queda para Keynes es un residuo, que es lo que se ahorra. Luego, el ahorro está en función de la renta, ya que cuanto mayor sea la renta mayor será el ahorro. Luego, la propensión media al ahorro al aumentar la renta será creciente y la propensión media al consumo será decreciente.
Según Keynes una vez que se decide qué ahorrar y qué consumir hay que centrarse en qué hacer con el ahorro; dejarlo como dinero o poner una parte en títulos de renta fija o variable. Cuando el tipo de interés es bajo no importa tener el dinero en líquido pero cuando el tipo de interés es muy alto es preferible tener el ahorro en bonos.

Las últimas teorías sobre el ahorro vienen a decir que depende de la renta presente y futura esperada(renta permanente según Friedman)siempre que sea superior a la renta de subsistencia ,pero también del tipo de interés cuando se rebasa la renta de subsistencia, de forma que cuando la renta es muy baja el ahorro es mínimo o inexistente y no depende de los tipos de interés.

Por tanto,el ahorro está muy influenciado por las expectativas, ya que se tienen muy en cuenta las necesidades y rentas futuras previsibles además de las corrientes.

Cuando uno ahorra lo puede hacer por varias razones fundamentalmente:

1ª-Para consumir en un futuro, siempre que el tipo de interés sea mayor a la inflación y la renta presente esté por encima de la renta de subsistencia, de forma que podamos tener un excedente que podemos usar para una inversión financiera que permita una ganancia de capacidad de compra como premio a esa renuncia temporal y riesgo de impago.

Si la inflación es tan alta como los tipos de interés o la renta presente no supera a la de subsistencia, está claro que lo que se incentiva es el consumo presente, ya que se produce pérdida de poder adquisitivo. Esta situación la hemos tenido durante el boom inmobiliario donde había inflación por encima de tipos de interés, que favorecieron la creación de la burbuja inmobiliaria y bursátil junto a un consumismo desmedido.

2ª-Para atender situaciones adversas futuras que generan gastos extras y pérdidas de renta;por ejemplo una enfermedad, la jubilación,desempleo,etc.

3ª-Para poner en marcha un proyecto de inversión real en el futuro: normalmente cuando uno tiene previsto poner en marcha un empresa, previamente tiene que conseguir unos ahorros mínimos con los que iniciar el proyecto. Los bancos normalmente no te financian las inversiones totales iniciales de activo fijo y circulante.

4ª-Puede también ahorrarse para mejorar la posición social propia o de los descendientes, por el hecho de ser propietario, o por pretender alcanzar una situación de poder económico, o para dejar un patrimonio a los descendientes(solidaridad intergeneracional). "Este último factor influyente en el ahorro, probablemente el menos racional de todos, desempeña un papel decisivo en la formación del ahorro total, puesto que si el ahorro no fuera más que un "consumo aplazado", resultaría que el ahorro "neto" sería nulo, ya que se consumiría."

ALGUNOS DETERMINANTES DEL AHORRO :

* La magnitud de rentas presentes y futuras esperadas: Si el consumidor espera que sus rentas futuras serán mayores que las actuales, no existirá apenas estímulo para el ahorro. En cambio, si cree que sus rentas van a disminuir, el estímulo será mayor. Se tiende a planificar el consumo con arreglo a los rentas presentes y futuras esperadas.

Friedman evidencia la insuficiencia de una función de consumo/ahorro que relacione el consumo/ahorro únicamente con la renta corriente y considera que el consumo/ahorro depende de la renta permanente.

* Certidumbre de las rentas futuras: Es evidente que con rentas inciertas en el futuro, el incentivo para el ahorro es mayor que cuando esas rentas futuras están más aseguradas.

*La diferencia entre tipos de interés nominales e inflación(tipos de interés reales):siempre que se tenga una renta superior a la de subsistencia,uno se ve incentivado a ahorrar si los tipos de interés reales son positivos,ya que si no es así se produce pérdida de capacidad de compra en un futuro.

*Expectativas sobre la inflación:si esperamos una subida de precios de bienes y servicios tenderemos a consumir hoy más a costa de un menor ahorro.

*El patrimonio preexistente:si uno proviene de una familia adinerada, puede tener rentas de este patrimonio o simplemente si no tiene rentas, consumir el patrimonio sin preocuparse de ahorrar para un futuro.

*Edad del individuo:las personas jóvenes y mayores suelen ser menos ahorradoras,aunque hay excepciones.En la juventud uno se suele endeudar y en la vejez uno suele desahorrar.

*Estado civil y número de familiares:estar casado, y sobre todo tener hijos, suele llevar a que uno sea más previsor y ahorrador.

*La política contributiva del Gobierno hace que si el sistema fiscal se aproxima a la confiscación, el contribuyente encuentre menos incentivo por acumular rentas en exceso por las que tendría que tributar en gran medida.

*El Estado de Bienestar del país puede hacer que al haber muchas medidas protectoras ante la adversidad, se desincentive el ahorro a largo plazo.

*El poder de auto-cont
rol ante la propaganda comercial consumista: se suele considerar una virtud saber reflexionar ante las compras, distinguiendo lo necesario de lo superfluo. 

*Facilidad de obtención de crédito:si tenemos un sistema financiero y Banco central que facilita el crédito y a bajo coste, estaremos más interesados en endeudarnos que en ahorrar(ejemplo:hipotecas basura.)

El ahorro tiene como finalidad básicamente cubrir necesidades imprevistas pero probables futuras, tener un mayor capacidad de consumo futuro o la inversión, y se suele canalizar mediante una imposición en un banco,la compra de títulos de renta fija o variable, o incluso la compra de bienes que pensemos que se van ha revalorizar más que la inflación, como por ejemplo el oro,divisas,etc.

El ahorro busca además de poder consumir en el futuro, que se obtenga un interés real positivo, de forma que se nos retribuya la renuncia a un consumo presente y el riesgo de impago por prestar durante un tiempo.

CONSECUENCIAS DEL CONSUMO Y AHORRO :

La mejora del Estado del Bienestar y la reducción de tipos de interés ha hecho que se haya reducido el ahorro favoreciendo el consumismo y que se haya invertido menos en tecnología, quedando obsoletos los equipos de producción y que nos hayamos preocupado sólo de llevar la producción al máximo de nuestra capacidad productiva, olvidándonos de la I+D+i y perdiendo competitividad. Hemos tenido un crecimiento económico basado en el consumismo y en la producción a su máxima capacidad sin preocuparnos de mejorar la competitividad de nuestras empresas, porque entonces no era inminentemente necesaria.

Hemos perdido competitividad tecnológica y hoy queremos ganar competitividad a base de bajada de salarios(medida de muy corto plazo);nos hemos olvidado del futuro.

Nos hemos convertido en una sociedad que valora mucho más el presente que el futuro y ha optado más por consumir hoy que por ahorrar hoy para consumir o invertir mañana.

¿Será que nuestra sociedad se está envejeciendo o que la gente joven no sabe lo que es la renuncia de hoy para un mejor futuro?¿Cuestión de una mala educación?. 

¿Tienen las generaciones actuales una percepción distinta del futuro y del presente que nuestros abuelos, a pesar de existir una esperanza de vida mayor?¿El Estado va a proveer siempre ante cualquier adversidad?

Hay dos preguntas que nos tenemos que hacer, o mejor dicho, que se tiene que hacer el Gobierno hoy:

-¿Se tiene que incentivar el ahorro o el consumo?


-¿Se puede o debe incentivar el consumo interno hoy?

Si mirásemos los últimos 10 años podemos ver claramente que se ha incentivado el consumo, e incluso el endeudamiento, mediante unos tipos de interés bajos, por debajo de la inflación, que daba como resultado unos tipos de interés reales negativos que ,por tanto, ni retribuían la renuncia del ahorrador ni el riesgo de impago del deudor. Sencillamente se ha dado una situación irracional por parte del que prestaba(Y tal vez por el BCE) ya que se perdía capacidad de compra, se asumía riesgo de impago y no se retribuían la renuncia del consumo presente.

Hubo un tiempo en el que para poder salvar la inflación había que asumir cierto riesgo e invertir en renta variable. Esta situación hizo subir el precio de los inmuebles y del mercado bursátil hasta una situación insostenible que sufrimos hoy día y de la cual no sabemos salir, al menos a corto plazo. 

¿Unos tipos de interés artificialmente bajos(controlados por el BCE y Banco de España hoy) junto a una inflación por encima de estos tipos de interés nominales nos pueden llevar de nuevo a un aumento del consumo sin que aumente la inversión y se reduzca el paro?

El problema de fondo es determinar qué tipo de crecimiento queremos;brusco y temporal o lento y sostenido, y si es posible respetuoso con el medio ambiente.

¿CONSUMISMO O AHORRO PARA INVERTIR?


¿CORTO PLAZO O LARGO PLAZO? 


¿LA CIGARRA O LA HORMIGA?

No hay comentarios:

Publicar un comentario