jueves, 10 de enero de 2013

¿Por qué el Banco de España y Gobierno no quieren un sistema financiero competitivo?



El gobernador del Banco de España, Luis María Linde,(o el gobierno y la Unión europea) se ha propuesto atacar a los superdepósitos, en un intento de restaurar los márgenes de la banca para que pueda así fluir el crédito.

Algunos de vosotros os preguntaréis qué tiene que ver la limitación de la guerra del pasivo a través de una limitación sobre el tipo máximo que se ofrecen a los depositantes con que se vaya a conseguir que el crédito fluya más.¿Al mismo tiempo se va a prestar más a las empresas y familias y a un menor coste?

¿Por qué estamos viendo continuas manipulaciones sobre los mercados de capitales por parte de los gobiernos y supervisores bancarios en contra de la libre competencia cuando en otros sectores de la economía se penaliza las acciones que van en contra de la libre competencia ?

¿A qué se debe esta medida?

El proceso de reestructuración del sistema financiero tras la petición de rescate ya apuntaba a que las entidades que hubiesen recibo ayudas se verían obligadas a renunciar a políticas comerciales agresivas. De esta forma, el Banco de España empieza a hacer uso de las facultades otorgadas por la firma del Memorandum de Entendimiento (MoU), que hizo posible la recepción del dinero para la recapitalización a la banca.


¿Qué entidades se verán afectadas?


En un principio las entidades que recibieron ayudas del FROB así como aquellas a las que se le han inyectado fondos del MEDE no podrían comercializar productos de ahorro cuyo tipo de interés medio superase los ofertados por las cinco principales entidades. Sin embargo, y de acuerdo a la información que se dispone hasta el momento, la iniciativa propuesta por Luis María Linde afecta a todas las entidades sin distinción, es decir, tanto a las rescatadas como a las sanas.

¿Incluirán penalizaciones a las entidades que se salten la norma?


La limitación a las rentabilidades que impone el Banco de España se ha tratado por ahora solo verbalmente, es decir, el regulador no ha enviado documento escrito a las entidades. Los máximos fijados son meramente orientativos, dejando así margen para la negociación de acuerdo al grado de vinculación del cliente y la cantidad aportada. No obstante, si la banca no hiciera caso de la recomendación, el presidente del Banco de España remitiría una circular y no se descarta que incluyese penalizaciones orientadas a la exigencia de mayor capital a los bancos infractores, que podrían oscilar entre 75 y 125 puntos básicos adicionales de core capital. Esta media no sería nueva, pues ya en 2011 el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó una ley que castigaba con mayores aportaciones al Fondo de Garantía de Depósitos a todos aquellos bancos que comercializaran depósitos con unos tipos superiores a los del mercado. Fue la conocida Ley Salgado, derogada por Luis de Guindos en su tercera reforma financiera. La penalización con mayores exigencias de capital sería sin embargo mucho más efectiva y disuasoria que las aportaciones adicionales al FGD que se reclamaron a los bancos infractores.


¿Qué tipos de interés encontrará el cliente que vaya a contratar un depósito?

Siguiendo las líneas maestras de la recomendación, el Banco de España aconseja ofertar rentabilidades del 1,75% para aquellos depósitos con una duración inferior a un año. Para periodos superiores a un año e inferior a dos, la remuneración podría alcanzar el 2,25% y solo subiría al 2,75% para los de mayor duración. Con todo ello, los tipos máximos que podrían comercializar las entidades no debería superar el 3%.



La primera consecuencia que tendrá esta medida para los depositantes es que dada una inflación interanual del 2,9% resultará imposible poder mantener el poder adquisitivo de los ahorros depositados en la banca y al mismo tiempo supondrá una mejora de los márgenes de intermediación de la banca nacional, si no se produce una huida de fondos a la banca extranjera que opere en España.


¿Qué alternativas de ahorro existen a los depósitos?

La rebaja de las remuneraciones traerá consigo la búsqueda de nuevas alternativas de inversión que satisfagan la sed de rentabilidad de los ahorradores. Entre el abanico de posibilidades, algunas fuentes apuntan a que en los próximos meses los pagarés, que ya tuvieron su momento de gloria con la limitación del anterior ejecutivo y el ascenso de la deuda pública, podrían cobrar protagonismo. A ello habría que sumarle los fondos de inversión, que en la última época han pasado a un segundo plano.

¿Será esta la razón por la que la prima de riesgo ha caído hasta 334 p.b.
hoy 10-1-2013?


¿Se trata de eliminar la única alternativa de inversión con mínimo riesgo(depósitos por importe inferior a 100.000€) que permitía mantener el poder adquisitivo de nuestro dinero y forzar de algún modo la inversión en la economía real?

¿O incluso se trata de hacer más atractiva la deuda pública?


Lo que está claro es que el sector financiero es un sector al que los propios gobiernos y supervisores monetarios les permiten o favorecen para que no actúen dentro de las reglas de la competencia que sí tienen otros sectores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario