sábado, 12 de enero de 2013

"Cláusula de acción colectiva".¿Nos preparamos para una quita de deuda pública?





El Tesoro comenzó el 10-1-2013 a emitir deuda con las llamadas CAC o Cláusulas de Acción Colectiva, que facilitarán que en caso de situación extrema se pueda aplicar una quita sin que sea necesario el acuerdo unánime de los tenedores de bonos.


Una vez celebrada la primera subasta del año, cotizan en el mercado los primeros activos con esta cláusula junto al resto del saldo vivo de deuda. El mercado puede discriminar entre las dos clases: bonos con CAC y sin CAC. Si hay turbulencias, los bonos sin cláusula serán más demandados, lo que abrirá un diferencial entre los dos tipos de activos. 

Las CAC comenzarán a aplicarse en los principales mercados de la Eurozona en 2013 y su implementación llega después de los problemas que tuvieron lugar con el rescate de Grecia y su correspondiente reparto de pérdidas que no aceptaron todos los acreedores, lo que convirtió la operación literalmente en una misión imposible.

Las Cláusulas de Acción Colectiva, son reglas de agregación de mayorías representativas entre los tenedores de ciertos bonos. En los casos en los que se pueda plantear la modificación de las condiciones de un instrumento de deuda, evitan la necesidad de lograr la unanimidad entre todos los tenedores de los bonos y posibilitan que se puedan adoptar dichas modificaciones con carácter vinculante, evitando que una minoría pueda bloquear soluciones aprobadas por la mayoría. Las CAC se introdujeron por primera vez en la deuda de algunos países en vías de desarrollo y se han ido adoptando progresivamente en las distintas jurisdicciones. Los Estados Miembros de la Zona Euro han acordado, en línea con las recomendaciones del G10 y de otras instituciones internacionales, la introducción en 2013 de CAC en su deuda soberana para adaptarse a las mejores prácticas internacionales.

¿A qué bonos afectan las Cláusulas de Acción Colectiva?

Las cláusulas de acción colectiva serán aplicables a todos los instrumentos de Deuda Pública del Reino de España emitidos por primera vez en una fecha posterior al 1 de enero de 2013 y con una vida residual de más de un año. Afectarán, por tanto, a todos los nuevos Bonos y Obligaciones del Estado y a todas las notas a medio plazo. No se aplicarán a las Letras del Tesoro.


Como su introducción constituye un cambio en las condiciones que regulan la relación entre el Estado y sus inversores, las cláusulas de acción colectiva no se aplicarán en aquellos instrumentos de deuda emitidos por primera vez con anterioridad al 1 de enero de 2013. Por tanto, hasta el 30 de julio de 2041 (el vencimiento de la Obligación del Estado de mayor vida residual) convivirán en el mismo mercado Bonos y Obligaciones del Estado con y sin cláusulas de acción colectiva.


La deuda emitida antes de 2013 no se verá afectada. Este nuevo mecanismo se aplicará "a todos los instrumentos de Deuda Pública del Reino de España emitidos por primera vez en una fecha posterior al 1 de enero de 2013 y con una vida residual de más de un año".


El Tesoro recuerda que "las cláusulas de acción colectiva constituyen un cambio en las condiciones que regulan la relación entre el Estado y sus inversores", que "sirven para facilitar consensos mayoritarios entre los inversores de cada instrumento de deuda", y que "su introducción en las nuevas emisiones es un compromiso vinculante para todos los estados miembros de la zona euro".


Sus efectos se dejarían notar en eventuales reestructuraciones o quitas de la deuda. Tal y como explica el Tesoro, "en los casos en los que se pueda plantear la modificación de las condiciones de un instrumento de deuda, evitan la necesidad de lograr la unanimidad entre todos los tenedores de los bonos y posibilitan que se puedan adoptar dichas modificaciones con carácter vinculante, evitando que una minoría pueda bloquear soluciones aprobadas por la mayoría".


La entrada en funcionamiento de las CAC fue acordada a finales de 2010 a raíz de la crisis de deuda, y posterior impago, de Grecia y se decidió su aplicación generalizada a partir del presente ejercicio. Su funcionamiento fue consensuado por todos los gobiernos soberanos de la Zona Euro y las mismas cláusulas serán aplicadas a la Deuda de todos los Estados Miembros. Aunque las CAC no alteran las obligaciones que se derivan de la Deuda del Estado, la novedad consiste en que facilita alcanzar acuerdos vinculantes para todos los tenedores en caso de que se plantearan modificaciones en alguna de sus condiciones esenciales.


Conclusión:

Con el inicio de año 2013 aparece otro tipo de deuda pública española a la que se le aplicará esta cláusula en caso de que el Estado no pueda pagar y solicite renegociar nuevas condiciones de la deuda, o incluso "quitas".Para los inversores particulares sólo recordarles que la mayoría de la deuda pública suele estar en manos de la banca,fondo de reserva de la seguridad social y fondos de inversión,con lo cual en caso de problemas de pago de la deuda pública y aplicación de esta cláusula serán éstos los que decidan la renegociación de las nuevas condiciones de la deuda.El camino está marcado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario