miércoles, 3 de octubre de 2012

El problema de moverse en el corto plazo siempre




Si analizáramos las decisiones de los políticos de nuestro país en la última década ,todas tendrían el denominador común de no perseguir objetivos de largo plazo,aquellos que exigen una dedicación continuada en el tiempo,que exigen constancia ,dedicación,entrega,etc.

¿Se imaginan ustedes que los políticos tuvieran la mentalidad de un investigador o la de un padre de familia con sus hijos?.Si fuera así,no habría duda por parte de ningún político que la educación y la investigación tendrían que ser prioridades en los presupuestos del Estado que pretenda ser medianamente desarrollado.

Por supuesto que las pensiones deben ser otra prioridad de cualquier economía desarrollada,ya que supone devolver a nuestros mayores parte de lo que han aportado durante toda su vida laboral y es algo que habrá que garantizar incluso en los propios presupuesto del Estado.¿Se imaginan que consecuencias puede tener que los trabajadores de hoy día vean que su pensión futura está en peligro o que se va a quedar en algo que no le permitirá subsistir si quiera en el futuro?Estamos incentivando los planes privados de previsión y al mismo tiempo el empleo sumergido.Y si a esto le unimos que suben los precios y los impuestos,que nos imponen el copago sanitario,y que al parecer se está inventando un nuevo indice de precios al consumo a impuestos constantes con el fin de no actualizar las pensiones y otras magnitudes con arreglo al coste de la vida,llegamos a la conclusión de que hemos retrocedido en nuestro estado de bienestar de forma notable.

¿Y por qué ocurre todo esto?

Muy simple,los políticos han valorado más el presente que el futuro y nos han endeudado hasta unos niveles en los que ya uno no tiene ni presente ni futuro inmediato.
Una persona me decía que para qué me voy a preocuparme del futuro si no tengo presente.Y yo le decía que ese es el problema de no preocuparse hoy del futuro;que llegas al futuro y no tienes ni siquiera presente.

El presente y el futuro están relacionados:más presente supone menos futuro y el sacrificio en el presente tiene que tener algún sentido;que el tiempo juegue a tu favor a partir de un momento dado.

¿Se imaginan ustedes que nuestros padres no se hubieran preocupado por velar por nuestro futuro?

Por último no me quiero olvidar de la 4ª prioridad que debe tener todo Estado moderno;me refiero a la sanidad.¿Se imaginan que desde pequeños nuestros padres y el sistema sanitario no hubieran velado por nuestro estado de salud?¿Qué esperanza de vida y estado de salud tendríamos con 40 años?
Como se puede observar estas prioridades tienen consecuencia en nosotros a muy largo plazo,por no decir durante toda nuestra vida.

Cambiando un poco de tema en cuanto a estas 4 prioridades, me gustaría demostrar cómo los políticos se conforman con llegar al siguiente día.Un ejemplo claro lo tenemos en la forma de obrar de los políticos para tratar de manipular los mercados de capitales con el fin de que el coste de la deuda pública les sea más barata y abundante.Lo tratan de manipular incluso con anuncios de meras intenciones,no con acciones reales.¿Cuántas veces han anunciado que van a hacer tal o cual cosa con el fin de influir en las expectativas de los inversores?Y lo curioso es que tiene su efecto.Eso sí, luego sólo ven especuladores por todas partes cuando sube la prima de riesgo.

Para terminar con este tema de obrar para obtener resultados a muy corto plazo tengo que decir que el actual gobierno se ha convertido en un NI NI ;ni estudia ni trabaja.Ni tenemos presente ni tenemos futuro.

POR NO PREOCUPARNOS DEL FUTURO EN EL PASADO,NO TENEMOS NI PRESENTE NI FUTURO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario